Inicio Autores Publicaciones por Ángeles Guisado

Ángeles Guisado

12 Publicaciones 1 COMENTARIOS
Abogada convencida de que el Derecho sirve para hacer la vida más amable a las personas. Licenciada en Derecho y Empresariales por ICADE. Colegiada Nº 117.211 del ICAM

¿Cómo puedo reclamar el IRPF por maternidad?

0
Cómo puedo reclamar el IRPF por maternidad
Cómo puedo reclamar el IRPF por maternidad

Llevamos un par de días leyendo en la prensa que una sentencia ha declarado el derecho de una contribuyente a que Hacienda le devuelva el IRPF que pagó mientras cobraba su prestación de maternidad. En este post vamos a desvelar la pregunta que muchas mujeres se están haciendo: Cómo puedo reclamar el IRPF por maternidad.

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha declarado que la prestación por maternidad/paternidad que paga la Seguridad Social está exenta del pago de este impuesto, en contra del criterio que mantiene la Hacienda Tributaria, que es de la opinión de que dichas prestaciones tienen que tributar por el IRPF como un rendimiento más del trabajo.

El conflicto parte de la interpretación de dos párrafos del artículo 7, letra h, de la ley del IRPF cuando dice “(…) Igualmente estarán exentas las demás prestaciones públicas por nacimiento, parto o adopción múltiple, adopción, hijos a cargo y orfandad” (…) “También estarán exentas las prestaciones públicas por maternidad percibidas de las comunidades autónomas o entidades locales”. Esto último hacía que Hacienda interpretara que solamente las prestaciones autonómicas o locales estaban exentas, pero no las prestaciones que paga la Seguridad Social.

¿Entonces,  van a devolverme lo que pagué de IRPF mientras cobré la prestación por maternidad?

En realidad el fallo del Tribunal no obliga a Hacienda a hacer automáticamente la devolución. Tampoco sienta jurisprudencia. No obstante, los contribuyentes que hayan recibido esta prestación a partir de enero de 2012 y pagado el IRPF correspondiente pueden reclamar a Hacienda dicha cantidad.

Cómo puedo reclamar el IRPF por maternidad: Pasos a seguir

En primer lugar, pagar los impuestos correspondientes. Esto no es una opción si ahora mismo te encuentras cobrando la prestación por maternidad o paternidad porque si no lo haces, Hacienda te sancionará.  Por lo tanto, no lo dudes y declara la prestación que estás cobrando como rendimientos del trabajo y paga tu parte correspondiente de IRPF.

Una vez que los hayas pagado, ya puedes reclamar a la Administración Tributaria la devolución de los mismos. Esto se hace presentando ante tu Delegación de Hacienda una solicitud de rectificación de la autoliquidación del IRPF del ejercicio fiscal en el que cobraste la prestación, solicitando la devolución de lo tributado por la misma, especificando la cantidad reclamada y el concepto de la misma.

Seguramente Hacienda contestará que dicha prestación no está exenta y, por lo tanto, no ha lugar a dicha rectificación. Entonces tendrás que contestar a su negativa con las alegaciones pertinentes, abriendo así la vía administrativa. Aquí empezará un careo de alegaciones, respuestas y reclamaciones entre la Administración Tributaria y el contribuyente hasta que podamos interponer el recurso de reposición y a continuación acudir al Tribunal Económico Administrativo. Esta reclamación la resolverá, de nuevo en contra de la pretensión del contribuyente, el Tribunal Regional Económico Administrativo.

Una vez agotada la vía administrativa hay que acudir al Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Autónoma del contribuyente para iniciar la vía judicial y esperar a que se pronuncie el tribunal. 

En conclusión

Sí, como acabas de adivinar, el proceso dista mucho de ser rápido y sencillo. Tendremos que pasar por esa yincana que le encanta a la Administración: plazos, papeleos, reclamaciones, alegaciones, ventanillas, colas, instancias… Además nadie puede asegurarte que el tribunal se pronuncie a tu favor si llegas al final del proceso.

Los profesionales están divididos también. Aparte de las cuestiones teóricas que no vienen aquí al caso, algunos profesionales de Derecho fiscal aconsejan reclamar cuanto antes mientras que otros creen que, salvo que seas uno de esos casos que pueden verse afectado por la prescripción de forma inmediata, quizá es más conveniente esperar a que haya otra sentencia que se pronuncie en términos similares y siente jurisprudencia.

Como siempre, la última palabra la tienes tú porque ningún abogado podrá asegurarte uno u otro resultado.

Ángeles Guisado Corrales

117.211 ICAM

La acumulación de jornadas en la reducción por guarda legal

1
La acumulación de jornadas en la reducción por guarda legal

Aún no se ha acabado agosto pero, a efectos prácticos, la mayoría del país empezamos el nuevo curso esta semana. Así que nos sacudimos la arena de los pies, ponemos las 15 lavadoras y llenamos el frigorífico.

Una cosa que no retomaremos este año, -porque tampoco en agosto hemos descansado- es la actualidad política y los intentos (o no) de unos y otros de formar gobierno. Precisamente empezamos la semana con el acuerdo firmado entre PP y Ciudadanos para la investidura. Dentro de estas 150 medidas hay un apartado dedicado a la conciliación y familia. Y dentro de las distintas medidas que se recogen hay una que me ha llamado la atención -no por nada especial, solamente porque fue precisamente el PP, en su reforma laboral de 2012, el que eliminó la posibilidad legal de que los trabajadores exigieran este derecho-, y es “la posibilidad de acumular la reducción de jornada en determinados periodos a lo largo del año”.

Reducción de jornada en la guarda legal

Hace unos meses una clienta finalmente consiguió acumular su reducción de jornada por guarda legal de lunes a miércoles aunque en un principio su empresa no quería concedérselo; en este caso no por mala fe sino por desconocimiento de su asesor.

El derecho a reducir la jornada por cuidado de hijos se recoge en el artículo 37.5 del Estatuto de los Trabajadores (en adelante, ET): “Quien por razones de guarda legal tenga a su cuidado directo algún menor de doce años o una persona con discapacidad física, psíquica o sensorial, que no desempeñe una actividad retribuida, tendrá derecho a una reducción de la jornada de trabajo diaria, con la disminución proporcional del salario entre, al menos, un octavo y un máximo de la mitad de la duración de aquélla.”

La clave del asunto está en “(…) una reducción de la jornada de trabajo diaria”. Con la reforma de 2012 dejó de ser un derecho para el trabajador reducirse jornadas completas al hablar el 37.5 del ET de reducción diaria. En consecuencia, el trabajador no puede reducir su jornada diaria en más de un 50 %.

En su momento este cambio dio lugar a numerosas dudas y algunas de ellas terminaron en juicio. En 2015 la Audiencia Nacional resolvió a favor de una trabajadora al señalar que se aplicaba el Convenio Colectivo por encima del ET porque aquel solo recogía el número de horas de trabajo que tenían que cumplirse, pero no especificaba el número de horas semanales.

En el caso concreto que he mencionado, el convenio de mi clienta no recogía nada en este punto, así que solo nos quedaba confiar en la buena intención de la empresa e intentar un acuerdo con ellos. Finalmente así fue a pesar de que el asesor era reticente en un principio precisamente tras haberse eliminado como derecho la acumulación de las jornadas.

De modo que si estás pensando en solicitar la reducción de jornada por guarda legal con acumulación de jornadas, te recomiendo que te asesores previamente para evitar que tus derechos puedan verse burlados. Pues aunque ya no se recoja como un derecho del trabajador, habrá que ver qué dice tu convenio y, en última instancia y según la jurisprudencia reciente, será la empresa la que tenga que justificar por qué no puede conceder la acumulación de jornadas y no el trabajador.


Ángeles Guisado Corrales
Col. 117.211 ICAM

Ayudas económicas para familias

0
Ayudas económicas para familias

En virtud del artículo 39 de la Constitución española, las distintas Administraciones Públicas tienen la obligación de velar por las familias, tanto a nivel social, jurídico como económico. Vamos a ver qué ayudas económicas se conceden a las familias para continuar con nuestro ciclo de relaciones con la Administración, en el que ya hemos hablado de los trámites al nacer un bebé y de las prestaciones por maternidad y paternidad.

Por su amplitud no podemos hablar en este artículo de las distintas ayudas que conceden las Comunidades Autónomas ni los Municipios, pero no dudes en acudir a la Oficinas de atención al ciudadano de tu ciudad e informarte sobre los posibles beneficios que puedan existir.

Vamos a articular las ayudas según su origen:

Ayudas que se reciben a través de la Seguridad Social

Cuando hay un parto o una adopción múltiple se tiene derecho a recibir un pago único por parte del Instituto Nacional de la Seguridad Social. Este pago variará en función del número de hijos nacidos o adoptados, y para su cálculo se tienen en cuenta el Salario Mínimo Interprofesional y unos baremos que fija anualmente la Administración. A título de ejemplo, en un parto múltiple de 2 hijos en 2016 se recibirán 2.620,80 €.

Cuando una familia numerosa o una monoparental tiene o adopta un hijo, se recibirá por parte del INSS un pago único de 1.000 € siempre que los ingresos anuales de dicha familia no rebasen el mínimo fijado anualmente por la Administración, que para 2016 se ha fijado en 11.576,83 €.

Por cada hijo menor a cargo se recibirán 291 € anuales siempre que los ingresos familiares no superen la cantidad mencionada en el párrafo anterior.

– Por cada hijo a cargo que tenga una discapacidad igual o superior al 33%, la familia recibirá un pago mínimo de 1.000 € con independencia de sus ingresos familiares. Esta cantidad aumenta si también lo hace el grado de discapacidad del hijo.

Bonificación en las cuotas de la Seguridad Social cuando se contrata a un cuidador en el seno de una familia numerosa o monoparental.

Ayudas que se articulan a través de Hacienda

– El mínimo familiar exento de tributación del IRPF, que comienza en 2.400 € por un hijo y aumenta hasta 4.500 € con el cuarto hijo y siguientes. La cantidad aumenta en el caso de que los hijos tengan alguna discapacidad.

Para disfrutar de este mínimo es necesario que los hijos sean menores de 25 años, que convivan con el contribuyente y que no tengan rentas propias superiores a 8.000 € anuales.

– Las deducciones de las Comunidades Autónomas en el IRPF, siendo las más comunes los gastos de guardería o las compras de material escolar.

Las madres con hijos menores de 3 años que realicen una actividad laboral por cuenta propia o ajena tienen derecho a aminorar la cuota diferencial del Impuesto hasta en 1.200 € anuales por cada hijo menor de 3 años.

Se puede disfrutar del abono de la deducción de manera anticipada, recibiendo 100 € mensuales por cada hijo menor de 3 años.

– Para las familias monoparentales, la base imponible se reducirá en 2.150 € anuales, compatible con la aplicación del mínimo personal del contribuyente.

Para ascendientes separados legalmente o no casados, con dos hijos sin derecho a percibir anualidades por alimentos, existe una deducción de 1.200 € anuales que puede percibirse anticipadamente en mensualidades de 100 €.

Además para unidades monoparentales se han previsto deducciones en el tramo autonómico del IRPF en algunas Comunidades Autónomas como Andalucía.

– Para las familias numerosas existe una deducción de 1.200 € en el IRPF. Esta cantidad sube a 2.400 € si se trata de una familia numerosa de categoría especial. Se puede optar por recibir anticipada y mensualmente esta deducción, en mensualidades de 100 €, o de 200 € en el caso de familias de categoría especial.

También para las familias numerosas existe una reducción del 50% o exención, según los casos, de las tasas y precios públicos en educación.

Ángeles Guisado Corrales
Col. 117.211 ICAM

La Fundación Anar presenta su Informe Anual 2015 del Telefono Anar

0
Informe teléfono Anar violencia infantil

“La violencia ha alcanzado el grado más alto en su escala de gravedad”, advierte la Fundación ANAR, que ha presentado su Informe Anual 2015 del Teléfono Anar. No solo ha aumentado el número de casos atendidos por la Fundación –un 20,7% más que en 2014- sino la gravedad de los mismos. De los 1.970 casos graves que atendieron en 2013 han pasado a 4.507 en 2015, lo que supone un incremento de 125%.

Alarmante aumento de la violencia intrafamiliar

Dentro de la violencia sufrida por los menores, que se ha multiplicado por 2,3 de 2012 a 2015, desde la Fundación destacan el alarmante aumento del maltrato familiar. Un tercio de los menores atendidos por el Teléfono Anar en 2015 fue por maltrato en su entorno familiar. “Me pegan como a alguien mayor, me pegan con la mano y el pie. Mi abuela me pega con el palo de la escoba, con una sandalia o el cinturón. Mi padre con el cable del cargador. No tengo amigos en el colegio…”. Este es uno de los testimonios atendidos en el Teléfono Anar, de un niño de 12 años.

El director de Programas de la Fundación, Benjamín Ballesteros, ha alertado de que “frente a otros tipos de maltrato, como el acoso escolar o la violencia de género, la violencia intrafamiliar ni se escucha, ni trasciende; es la gran olvidada a pesar de que cada vez se producen más casos de niños, niñas y adolescentes que en muchas ocasiones la sufren diariamente y desde hace más de un año”.

Este tipo de violencia es especialmente peligrosa para el menor pues, con el ejemplo de sus padres, el niño percibe que la violencia es una forma más de resolver sus conflictos y dificultades.

Falta de consciencia de las víctimas de violencia de género

Otro dato que destacan en su Informe es el incremento de un 34,9% en las llamadas de violencia de género tan solo en el año pasado. De las llamadas recibidas solo el 21,1% fueron de las propias menores de edad víctimas de esta violencia, llamando sus madres en el 61,9% de los casos. Desde la Fundación advierten que el 60% de las adolescentes víctimas de violencia de género no tienen consciencia del problema que sufren. “Cuando llaman cuentan otra cosa, como problemas de relaciones en el colegio o entre amigos y luego se detecta situaciones de violencia de género”. Así, el Informe revela que el 58,1% no han denunciado ni tienen intención firme de hacerlo.

Además, Benjamín Ballesteros ha explicado que en 6 de cada 10 casos la violencia se ejerce a través de la tecnología. Leticia Mata, directora del Teléfono Anar, ha recalcado “el aparente anonimato que las nuevas tecnologías aportan a los menores agresores”, señalando que “los menores adolescentes tienen una herramienta eficaz para controlar, amenazar e insultar, o para acercarse a la víctima cuando ésta ha decidido poner fin a la relación.”

El acoso escolar aumenta un 75% respecto al año anterior

También a través de las nuevas tecnologías se llevan a cabo la mayoría de casos de acoso escolar. En 2015, el Teléfono Anar ha atendido un 75% más de llamadas relacionadas con el “bullying” que en 2014. De estos, un 70% de las víctimas sufre el acoso a diario en su centro escolar.

“No puedo ir al colegio…a veces temo por mi vida, otras deseo que vengan a por mí y que pase para que termine todo…”, le cuenta una víctima de 14 años a los psicólogos que atienden el Teléfono Anar. La Fundación presentó este abril el I Informe sobre el “bullying” según los afectados. En él se muestra cómo un uso intensivo de las nuevas tecnologías por parte de los adolescentes provoca que el acoso se mantenga las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Se llegan a crear grupos de whatsapp para insultar y criticar a estos adolescentes, siendo el principal motivo de ataque“ser diferente”, según cuentan las propias víctimas.

El 30,7% de las víctimas de acoso escolar que ha atendido el Teléfono Anar reconoce no habérselo contado a sus padres. Por esta razón se hace aún más necesaria la prevención de la violencia en estos casos mediante la formación en edades tempranas, tanto de agresores como de víctimas. Desde la Fundación enfatizan en la necesidad de enseñar a los menores “a resolver sus conflictos con inteligencia emocional, de manera no violenta y lograr un contexto exento de violencia”.

Inquietante aumento de los intentos de suicidio y autolesiones

La Fundación Anar también revela en su Informe el preocupante aumento de las ideaciones e intentos de suicidio. El 74% de estas llamadas fueron de chicas. “Acabo de tomar 30 antidepresivos y 30 ibuprofenos. Siento que esta vez es la última. Si me muriese acabarían todos estos pensamientos…”. Es uno de estos testimonios de un menor de 15 años.

También aumentan las autolesiones, siendo de chicas el 74% de las llamadas recibidas en estos casos.  “Me cuesta mucho llorar. Me cortaba en el brazo porque pensé que por ahí salían las lágrimas”, cuenta un menor de 14 años al Teléfono Anar.

Un dato especialmente preocupante es que en 2015 se produjeron 26 casos de menores de 10 años con ideación suicida o intento de suicidio. «Queremos advertir de que si un niño tiene problemas escolares, de sueño, de alimentación o un cambio evidente en su forma de comportamiento, lo que está haciendo es pedir ayuda», señala Leticia Mata.

Teléfono Anar para casos de niños desaparecidos

El Informe también recoge las llamadas atendidas por el Teléfono Anar para casos de niños desaparecidos, perteneciendo el 60,1% de estas llamadas a consultas relacionadas con las fugas de niños y adolescentes de su domicilio familiar o centro de residencia, el 18,8% a casos de menores expulsados de su hogar y un 16,8% a los secuestros parentales.

Intervenciones directas

Además, de las 1.000 llamadas que el Teléfono Anar atiende cada día, en 2015 se realizaron 727 intervenciones urgentes desde la Fundación (casi dos intervenciones diarias), para poner a salvo a algún menor de edad en situación de riesgo.

De estas 1.000 llamadas, el 68,9% fue de adolescentes entre 14 y 17 años, llamando un 72%  niñas frente a un 52,8% de niños.

Ante esta situación tan preocupante que dibuja el Informe del Teléfono Anar, todos los ciudadanos debemos concienciarnos de que la violencia hacia los menores menores existe en nuestro país y que la educación es la mejor medida de prevención.

Como concluía diciendo Leticia Mata en el acto de presentación del informe, “todo esto nos lleva a pensar que los niños en general se sienten solos y sin control o normas parentales. Una solución sería que toda la sociedad luche por una conciliación real, donde siempre haya presencia de un progenitor en casa a la vuelta del cole”.

Descargar el informe anual teléfono ANAR 2015

La guarda y custodia compartida

0
custodia compartida

¿Es la custodia compartida la solución para mi familia?

La guarda y custodia compartida vuelve a estar en el ojo del huracán a raíz de la sentencia del Tribunal Supremo de 29 de marzo en la que reitera su doctrina de que este sistema de custodia sea el sistema normal y deseable tras la separación de los progenitores. El Alto Tribunal viene defendiendo esta idea desde 2013 al entender que la guarda y custodia compartida es la única modalidad que hace efectivo el Derecho que los hijos tienen a relacionarse con ambos progenitores.

Cada día son más las familias que optan por la custodia compartida en contra de la custodia monoparental tradicional. Así lo muestran los datos publicados por el INE. Mientras en 2007 solo un 9,7% de las custodias fueron compartidas, en 2010 este dato ascendía al 10,5%. Y la curva de ascenso es bastante empinada: un 17,9% de custodias compartidas en 2013 y un 21,2% en 2014. Es evidente que las familias españolas están cambiando y los roles materno y paterno tradicionales se revisan, tendiéndose a una mayor corresponsabilidad en el cuidado y crianza de los hijos. No obstante, como en casi todos los aspectos, el Derecho llega tarde y de manera desigual.

Mientras en algunas Comunidades Autónomas como Cataluña, Aragón, Navarra y Valencia se ha redactado normativa propia estableciendo la custodia compartida como el sistema preferente, en el resto de España se está a la espera de que se apruebe el Anteproyecto de Ley sobre el ejercicio de la corresponsabilidad parental. De nuevo nos encontramos con una discriminación sin sentido para los ciudadanos sometidos al Derecho Común, que se enfrentarán a una serie de incertidumbres cuando soliciten la custodia compartida de sus hijos menores pues, si bien la doctrina del Tribunal Supremo es a favor de la normalización de este sistema, no todas las Audiencias parecen dispuestas a aceptar este mandato.

En la práctica, la jurisprudencia acuerda este sistema analizando cada familia en concreto, confeccionando ese “ traje a medida” que beneficia a cada una.

¿Qué entrará a valorar el juez?

I. – El interés del menor: es la guía para tomar cualquier decisión relativa a los niños pero en este caso de trata de un interés del menor individualizado, con sus circunstancias familiares concretas.

II.- Las relaciones entre los progenitores: aunque en algunas sentencias el Tribunal Supremo ha considerado que las relaciones entre los padres solo serán relevantes para no adoptar la custodia compartida cuando sean tan malas que perjudiquen el interés del menor, lo cierto es que en la mayoría de sus pronunciamientos valora la necesidad de que entre los padres exista un diálogo fluido y una mínima colaboración, pues de otro modo será imposible la coordinación de decisiones que este sistema requiere.

III.- La dedicación que cada uno de los progenitores haya tenido antes de la separación al cuidado y educación de sus hijos.

IV.- La atribución del uso de la vivienda familiar: los detractores de la custodia compartida entienden que es el verdadero caballo de batalla de este sistema. Alguna asociación ha llegado a afirmar que en ocasiones puede ser el único interés de uno de los progenitores para solicitar la custodia exclusiva de los hijos. Lo cierto es que llama la atención que el legislador no se haya pronunciado sobre este punto teniendo en cuenta el coste tan elevado que tiene la vivienda en nuestra sociedad y los conflictos que inevitablemente va a ocasionar.

El Tribunal Supremo oscila entre distintas soluciones como atribuírselo a uno de los progenitores teniendo en cuenta cuál es el más necesitado de protección, atribuírselo al menor o exigir que se liquide.

V.- Prestación de alimentos: en su sentencia de 11 de febrero el Tribunal Supremo ha declarado expresamente que este sistema de custodia no exime del pago de la pensión de alimentos siempre que exista una desproporción económica entre los ingresos de ambos cónyuges, en contra del criterio que se venía aplicando hasta entonces de que cada progenitor abonase los gastos del menor el tiempo que estuviera con él.

Junto con la atribución del uso de la vivienda este es el punto que más conflictos suele generar entre los progenitores, llegando incluso a señalarse desde alguna asociación que algunos padres la solicitan a su abogado para evitar pagar la prestación de alimentos.

VI.- La distancia a la que viven los progenitores: es evidente que para que el menor pueda tener una vida lo más cómoda posible es fundamental que los progenitores tengan sus domicilios próximos entre sí así como al centro escolar donde asistan los niños.

VII.- Hogares con problemas de violencia de género o familiar: en ningún caso se acordará la custodia compartida si uno de los progenitores ha sido condenado por atentar contra la vida del otro o está incurso en dicho proceso penal.  De hecho, en estos casos ni siquiera se acuerda un régimen de visitas para el progenitor agresor. Tampoco se acordará la custodia compartida si el juez ve indicios de violencia en el ámbito doméstico. El Tribunal Supremo va más allá, y en sentencia de 4 de febrero negó la custodia compartida al padre condenado por un delito de amenazas en el ámbito familiar.

VIII.- Informe psicológico de un especialista: aunque no se exige por la legislación, la mayoría de asociaciones así lo viene reclamando entendiendo que es fundamental para conocer los perfiles emocionales de los progenitores y el conocimiento que cada uno de ellos tiene de las necesidades concretas del menor y sus cuidados.

IX.- La edad de los niños: será un factor fundamental a tener en cuenta pues es evidente que un niño de 7 años no tiene las mismas necesidades afectivas, emocionales ni físicas que un bebé de 5 meses.

Analizando todas estas circunstancias podrá adoptarse el sistema de guarda y custodia que mejor se adapte a cada familia, careciendo de sentido en este ámbito las decisiones universales.

A la espera de que se apruebe una ley a nivel nacional que acabe con la incertidumbre, lo más sensato en un proceso de separación cuando hay menores es buscar profesionales de Derecho de Familia conscientes de que lo verdaderamente importante es el interés de los menores, y capaces de rebajar el nivel de hostilidad de los progenitores en favor del bienestar de los hijos.

Ángeles Guisado Corrales
Col. 117.211 ICAM

Foto: Pixabay

Cláusula suelo, verdades y mentiras

2
cómo eliminar la cláusula suelo de nuestra hipoteca

La semana pasada la prensa se llenaba de titulares sobre la cláusula suelo de las hipotecas del tipo “Una jueza declara nulas todas las cláusulas suelo de las hipotecas” o “Una jueza de Madrid declara nulas todas las cláusulas suelo de España”.

Este jolgorio de titulares tenía su origen en la sentencia dictada el 7 de abril por la jueza del Juzgado de lo Mercantil número 11 de Madrid en la macrodemanda interpuesta por ADICAE en 2010 en representación de 15.000 afectados. La jueza obligaba así a estas entidades a devolver el dinero cobrado de más en las hipotecas por la aplicación de las cláusulas suelo desde el 9 de mayo de 2013.

Esta fecha no es aleatoria; la jueza la toma porque obedece a una famosa sentencia del Tribunal Supremo en la que se declararon nulas las cláusulas suelo faltas de la transparencia necesaria para que el consumidor conociese la carga económica de la misma en su contrato de hipoteca.

¿Es nula mi cláusula suelo?

Entonces, ¿son nulas las cláusulas suelo que puedan existir en nuestros contratos de hipoteca? Lo cierto es que, a pesar de los titulares tan optimistas que hemos podido ver en la prensa, las cláusulas suelo no se han declarado nulas en general ni para todos los hipotecados. Veamos los matices. 

La juez del 11 de Madrid dicta en su fallo la nulidad para las cláusulas suelo en aquellos casos en que dicha cláusula se haya fijado en el contrato hipotecario sin transparencia. Es decir, no declara ilegal sin más dicha cláusula sino que ordena que se anulará en aquellos casos en los que no se cumple el control reforzado de transparencia. Este matiz marca la gran diferencia. La transparencia es una garantía para los consumidores que supone que las cláusulas  del contrato tienen  que redactarse de forma clara y comprensible, sin encontrarse éstas escondidas en el clausulado del contrato haciendo que se relativice su importancia.

Por lo tanto, la primera limitación de los efectos de la sentencia es que la cláusula suelo no es intrínsecamente ilegal sino que será nula cuando no cumpla la garantía de transparencia y, en consecuencia, el hipotecado no hubiera llegado a entender intelectualmente la carga económica que dicha cláusula suponía en su hipoteca.

Si seguimos analizando el fallo nos encontramos con la segunda limitación, que es el ámbito de afectados por la misma. A pesar de que desde ADICAE se anima a todo hipotecado a acudir a su banco con esta sentencia, lo cierto es que el ámbito de beneficiados está limitado solo a los hipotecados que contrataran su hipoteca con las entidades bancarias demandadas en este procedimiento. El procedimiento se inició contra 101 entidades bancarias que, tras el baile de fusiones que ha habido en los últimos años, han quedado en 40.

Además hemos de tener en cuenta que la sentencia aún no es firme. Nos encontramos en el período de 20 días que las partes tienen para recurrirla y al menos un par de entidades ya han anunciado que lo harán. Si finalmente esto es así, tendremos que esperar a que se pronuncie la Audiencia Provincial y casi seguro que el caso llegará al Tribunal Supremo, con lo que hablamos de 5 o 6 años durante los cuales los afectados por esta demanda colectiva no podrán beneficiarse de lo declarado en la misma.

¿Y el resto de los hipotecados pueden beneficiarse?

Si ya has acudido a los tribunales y tienes sentencia firme, ya no puedes beneficiarte de lo declarado en esta sentencia; tu caso es cosa juzgada. Si estás en pleno proceso judicial seguramente el banco quiera negociar la eliminación de tu cláusula suelo. Debes ser prudente porque desde algunas asociaciones de afectados por la hipoteca se están denunciando casos en los que los bancos no están siendo totalmente claros con los términos del nuevo acuerdo. Y si aún no has denunciado ante los tribunales o reclamado ante tu entidad bancaria o te encuentras pendiente de una respuesta tienes que estar muy atento a una fecha, el próximo 26 de abril.

Este día tendrá lugar la vista del Tribunal de Justicia de la Unión Europea en Luxemburgo, 1a raíz de una iniciativa judicial de AUSBANC. El Tribunal va a pronunciarse acerca de una cuestión fundamental: si la limitación a los efectos de la nulidad de la cláusula suelo que hace el Tribunal Supremo se ajusta a la normativa europea. Es decir, si cuando una cláusula suelo es considerada abusiva por un tribunal, los intereses pagados de más se computan desde mayo de 2013 –como viene sosteniendo nuestro Tribunal Supremo- o, como establece el artículo 1.303 del Código Civil, desde la firma de la hipoteca.

El Tribunal Supremo ha justificado la irretroactividad excepcional de estos efectos por la seguridad jurídica. Es evidente que si los bancos tienen que devolver las cantidades que se declaran como cobradas indebidamente, desde la fecha de celebración de las hipotecas, la situación plantea un riesgo económico grave. Un riesgo aún mayor con la nueva sentencia que afecta a 40 entidades bancarias, prácticamente todas las del mercado nacional.

De modo que la nueva fecha clave para nuestro sistema hipotecario es el 26 de abril. Si el fallo del Tribunal de Justicia de la Unión Europea es a favor de los intereses del hipotecado, que es tal y como se viene comportando la Comisión Europea hasta ahora, podemos prever cambios en el sistema. Sin embargo, no por ello los bancos van a quitar de forma masiva las cláusulas suelo de sus hipotecas pues, como ya hemos comentado, éstas no son ilegales intrínsecamente. Y tampoco es probable que los bancos vayan a devolver por propia iniciativa las cantidades cobradas de más. Para ello el camino sigue pasando por reclamar ante la propia entidad, el Banco de España, o judicialmente en los tribunales, la opción más rápida y más fiable por ahora.

Actualización a Julio de 2016

Ya conocemos el fallo del Abogado General del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, Mengozzi, y va en la misma línea que estableció nuestro Tribunal Supremo de limitar la retroactividad de los efectos de la nulidad de las cláusulas suelo a mayo de 2013.

El Tribunal ha considerado que limitar la nulidad de las cláusulas suelo en el ámbito temporal es acorde al Derecho Comunitario porque esta normativa no especifica las condiciones en las que un tribunal nacional puede limitar los efectos de las resoluciones. Es el derecho nacional el que debe fijar estos límites, respetando siempre los principios de equivalencia y efectividad del derecho comunitario.

Esta decisión la justifica el Abogado por las “repercusiones macroeconómicas” que supondría que los bancos devolviesen lo indebidamente cobrado a los afectados desde la firma de sus hipotecas, cantidad que oscila entre los 3.000 y los 7.600 millones de €.

Los afectados aún pueden mantener sus esperanzas unos meses más hasta que llegue la resolución definitiva del Tribunal, pues las conclusiones del Abogado General no son vinculantes. No obstante, lo cierto es que la Corte suele seguir las conclusiones del mismo casi en la totalidad de las veces.

Ángeles Guisado Corrales
Col. 117.211 ICAM

Foto: Pixabay

Fuentes: ADICAE

Permisos de paternidad y maternidad

0
Permisos de paternidad y maternidad

Permisos de paternidad y maternidad

Ya analizamos en un artículo anterior el papeleo que hay que hacer cuando nace un bebé. En este analizaremos los trámites que hay que hacer para que los padres puedan tener sus respectivos permisos de paternidad y prestaciones.

Baja por maternidad

Para obtenerla hay que acudir al médico de cabecera con el Informe del alta hospitalaria. No es necesario que se acerque la madre en persona, puede enviar a su pareja o a un familiar o amigo con su DNI. El médico de cabecera le dará tres copias: una para ella, otra para el INSS y otra para su empresa.

Certificado de empresa

Si ambos trabajáis por cuenta ajena es un trámite que tendréis que hacer. La madre tendrá que llevar a la empresa una de las copias del documento anterior aunque puede acercarse alguien en su lugar con su DNI. Tendréis que llevar también el Libro de familia.

En el certificado deben constar las bases de cotización del trabajador y el sello de la empresa. Como normalmente las empresas hacen estos trámites a través de una gestora externa es buena idea, para evitar ir dos veces, consultar con la empresa la posibilidad de enviarles la documentación por email o fax.

Prestaciones de maternidad y paternidad

Ambas se tramitan en el INSS así que el padre puede solicitar las dos en la misma visita. Para ello necesitará:

– su DNI y el de la madre

– el Libro de familia o el Certificado de inscripción del Registro Civil

– la baja de maternidad que le firmó el médico de cabecera

– el certificado de empresa de cada uno

– el impreso de afiliación del bebé en el INSS

– la solicitud de la prestación (que os facilitan allí) debidamente cumplimentada

A partir de este momento la madre tiene derecho a disfrutar de 16 semanas de permiso con un subsidio igual al 100% de su base reguladora, y el padre a 13 días naturales ininterrumpidos.

Situaciones especiales

Los pasos que acabamos de comentar responden a la mayoría de situaciones pero pueden darse muchas especialidades que pasamos a exponer sucintamente por si te encuentras en alguna de ellas:

– Adopción, acogimiento familiar y tutela: también en estos casos tienes derecho a la prestación y al permiso cumpliendo los requisitos establecidos en la ley.

– Partos múltiples: en este caso existe un subsidio especial a partir del segundo hijo.

– Si al nacer el hijo la madre no tiene el periodo de cotización necesario, tiene derecho a recibir un subsidio durante los 42 días naturales siguientes al parto.

– Si alguno de los padres está en situación de desempleo y cobrando la prestación al nacer el hijo también tiene derecho a la prestación por paternidad. En este caso tienes  que acudir al INEM y comunicárselo para que se congele la prestación por desempleo mientras que cobras la prestación por maternidad o paternidad.

Baja compartida entre progenitores

Por último pasamos a comentar una opción que no es elegida normalmente pero que la ley contempla y que quizá sea la solución ideal para vuestra familia: el disfrute de la baja a tiempo parcial entre ambos progenitores. Para ello será necesario cumplir algunos requisitos como:

1.- llegar previamente al acuerdo con la empresa

2.- para el padre, la reducción de jornada no puede ser inferior al 50% de la jornada que hace en su empresa un trabajador a tiempo completo

3.- este acuerdo puede solicitarse al inicio del descanso o durante el mismo, y puede extenderse a todo el descanso o solamente a parte, pero siempre con el consentimiento de la empresa

4.- en ningún caso la madre puede renunciar a las 6 semanas de descanso siguientes al parto

Proteger la lactancia materna

1
Proteger la lactancia materna, mama osa protegiendo a su osito y sus derechos

La lactancia vuelve a ser noticia esta semana. El Pleno de las Cortes Valencianas aprobó el miércoles 24 de febrero una proposición no de ley presentada por el grupo Compromís para proteger la lactancia materna y “reconocer el derecho de las mujeres a amamantar a sus hijos e hijas en cualquier espacio público”.

Según la diputada de Compromís que ha llevado a las Cortes este proyecto, Cristina Rodríguez, debe reconocerse, dentro de la normativa autonómica de igualdad, que es discriminatorio impedir o prohibir que se amamante en público. Por eso entiende que “es urgente que, desde los diferentes ámbitos de gobierno, se actúe a favor de la normalización de la lactancia materna mediante leyes que defiendan el derecho de las mujeres a amamantar a sus hijos en lugares públicos”.

Con esta medida se trata de dar cobertura legal a las madres que quieran dar de mamar en establecimientos comerciales o en espacios dependientes de la administración pública, pues el vacío legal existente en esta cuestión “deja a las madres desprotegidas ante actos de discriminación”.

Se convierte así la Comunidad Valenciana en la segunda comunidad autonómica que regula la lactancia materna en lugares públicos. El País Vasco protege desde hace unos meses, dentro de su Declaración de Derechos y Deberes de las personas en el sistema sanitario, “el derecho a amamantar a los hijos e hijas en cualquier espacio público”.

Sin embargo, parece que el espíritu de la protección legal es distinto en una y otra comunidad autonómica pues la intención de Cristina Rodríguez es que se proteja este derecho como derecho de las madres en el ámbito de la igualdad mientras que en el País Vasco se contempla como un derecho sanitario. 

Proteger la lactancia materna es proteger el derecho a la alimentación y la salud

Que la lactancia materna es un Derecho Humano es indiscutible, el Derecho a la alimentación y a la salud, y así se ampara por numerosos acuerdos internacionales como la Convención de los Derechos del Niño de 1989, las Recomendaciones de la OMS de 1985, las declaraciones conjuntas de la OMS y UNICEF de 1989, la Estrategia mundial para la alimentación del lactante y el niño pequeño de 2002 adoptada por la Asamblea Mundial de la Salud, y la Declaración de Innocenti de 1990 donde la OMS y UNICEF señalan que debe permitirse a todas las mujeres “practicar la lactancia materna exclusiva y a todos los niños ser alimentados exclusivamente con leche materna desde su nacimiento hasta los 4 o 6 meses de edad”, además de instar a los Gobiernos a integrar programas de lactancia y a legislar para proteger los derechos de las trabajadoras lactantes.

Partiendo entonces de que es un Derecho Humano, ¿son necesarias iniciativas como la de las Cortes Valencianas para asegurarnos de que las madres y sus hijos puedan lactar con libertad en espacios públicos?

Para reflexionar sobre este punto vamos a exponer la situación vivida por Sandra en el Museo Picasso de Málaga el pasado 5 de enero. Cuando le daba teta a su bebé, la persona encargada de la seguridad les invitó a marcharse a la cafetería o al jardín señalando que “eso” no estaba permitido en las salas de exposiciones, pues no se podía beber ni comer en las mismas por la política de conservación de las obras. Ante la reclamación de Sandra la Dirección del Museo se reafirmó en su actuación volviendo a incluir la lactancia dentro de la actividad de comer y beber.

Sin embargo, el Museo ha rectificado esta semana su criterio tras haber saltado el caso de Sandra a los medios de comunicación, admitiendo su Director que la falta de normativa específica respecto de la lactancia “ha podido dar pie a interpretaciones consideradas muy limitadas”. Incluso la Delegada de cultura en Málaga se ha pronunciado al respecto entendiendo que si bien “es de puro raciocinio” la prohibición de comer y beber, amamantar no es el caso, añadiendo que “cualquier mujer puede amamantar a su hijo donde quiera y cuando quiera en los espacios públicos y semipúblicos”. 

Desgraciadamente el caso de Sandra dista mucho de ser un caso aislado. Ya hemos hablado en otras ocasiones en #mamiconcilia de mujeres que se habían visto en la misma situación que Sandra por dar el pecho en público y os contábamos que la web de la asociación Lactancia en libertad recoge numerosos casos de madres que han sido expulsadas o se les ha invitado a abandonar espacios como el Caixa Forum de Barcelona, la catedral de Santiago de Compostela, el Instituto Valenciano de Arte Moderno, una guardería pública en Madrid, una biblioteca municipal en Salamanca o un Mercadona de Villafranca de los Barros.

El último caso que ha saltado a los medios es el de Esther, a la que se le ha denegado la entrada al Mobile World Congress por ir acompañada de su bebé lactante de 5 meses, Marina. Bajo el hashtag #MarinaEntraAlCongreso el padre de Marina ha denunciado en su blog personal que no solo negaron la entrada a la madre con la frase lapidaria de “entrar a un bebé al congreso es muy poco profesional” sino que poco después él mismo fue expulsado con su bebé de las inmediaciones del Congreso. 

A la vista de estos testimonios de madres expulsadas de lugares públicos o semi públicos, derechos de admisión mal entendidos y retrógrados, invitaciones a dar de mamar en el baño o en un probador, y políticas de admisión discriminatorias parece clara la necesidad de que los distintos gobiernos establezcan medidas para proteger el derecho de las madres y los niños lactantes.


Ángeles Guisado Corrales.
Abogada. Nº 117211 ICAM

Descarga la edición especial lactancia de #mamiconcilia

Trámites por nacimiento del bebé. Ese lío de papeles.

0

¿Qué trámites hay que hacer para un recién nacido?

Acaba de nacer vuestro hijo y, en medio del caos y emociones que ello supone, os suben a la habitación una serie de papeles que casi no escuchas qué son ni qué tienes que hacer con ellos. Los guardas entre la cesta de fruta que os han regalado y un peluche enorme que ha traído el abuelo y no es hasta el día siguiente cuando vuelves a caer en la cuenta del papeleo que hay que hacer al nacer un niño. No te preocupes, son varios trámites pero con orden puedes ahorrar tiempo. Además, prácticamente todos puede hacerlos el padre solo, así que la madre y el bebé pueden quedarse en casa a descansar.

Trámites por nacimiento en el registro civil

Lo primero que hay que hacer es inscribir al recién nacido en el Registro Civil para que se le reconozcan plenamente sus derechos. Afortunadamente ya no es necesario acudir en persona a la Oficina del Registro Civil sino que la inscripción se hace directamente en el Centro sanitario donde haya nacido el bebé.   

Este trámite tenéis que hacerlo durante las 72 horas siguientes al nacimiento de vuestro hijo. Necesitaréis rellenar el formulario oficial –que os facilitarán en el propio hospital-, el Certificado de nacimiento –es uno de esos papeles que os subieron a la habitación- y vuestros DNI. Si estáis casados necesitaréis también el Libro de familia -o firmar la Declaración de matrimonio, para lo que tendrá que estar presente la madre-; si no lo estáis bastará con mostrar vuestros DNI y firmar la Declaración de paternidad. 

El Registro Civil os enviará, también por vía electrónica, el Certificado literal de nacimiento de vuestro hijo para que podáis realizar el resto de los trámites.

Si optasteis por el nacimiento en casa o por cualquier circunstancia no habéis podido remitir la documentación en plazo, sigue vigente la opción tradicional y contáis con un plazo de 10 días para acercaros a la Oficina del Registro y hacer la inscripción personalmente.

Trámites de empadronamiento

Una vez que tenéis el Certificado literal de nacimiento podéis empadronar al bebé en vuestro domicilio. En algunas Comunidades Autónomas, como en Madrid, el Padrón municipal empadronará de oficio al bebé con los datos que el Registro Civil le facilite. No obstante, lo más normal es que lo hagáis vosotros directamente para ganar tiempo pues os van a exigir el Certificado de empadronamiento para inscribir a vuestro hijo en el INSS y expedirle su Tarjeta sanitaria.

Para empadronar a vuestro hijo bastará con la Solicitud de empadronamiento que se os facilitará, el DNI de uno de los padres y el Libro de familia o el Certificado de nacimiento que os ha entregado el Registro Civil.

Es importante que os vayáis de vuestra Junta de distrito con tres copias del Certificado de empadronamiento pues necesitaréis una para afiliar al bebé en el INSS, otra para solicitar la Tarjeta sanitaria en el Centro de salud y otra para el DNI del bebé en el caso de que lo queráis.

Afiliación del bebé a la Seguridad Social

El tercer paso será afiliar al bebé al INSS. Si ambos progenitores trabajáis podéis afiliar a vuestro hijo en cualquiera de vuestras cartillas. Bastará con que os acerquéis al centro más cercano a vuestro domicilio con vuestro DNI y el Libro de familia o el Certificado de nacimiento. 

Con los documentos  que os hayan dado en vuestro centro del INSS tendréis que acudir a vuestro Centro de salud llevando además el Libro de familia y el Certificado de empadronamiento para solicitar la Tarjeta sanitaria del bebé. Allí os asignarán también un pediatra.

Hacer el DNI al bebé

No es obligatorio que el bebé tenga DNI pero sí que lo necesitaréis si tenéis pensado viajar al extranjero o un familiar quiere regalarle al bebé un depósito o cuenta corriente, por ejemplo. Bastará con que a este trámite vaya solo un progenitor, salvo si queréis hacer en la misma visita también el pasaporte, en cuyo caso  tendréis que ir los dos.

Para el DNI necesitaréis una foto actual, el Certificado literal de nacimiento y  el Certificado de empadronamiento. Para este trámite es ineludible la presencia del bebé, de modo que salvo que lo necesitéis, quizá lo mejor sea posponer el DNI para más adelante y así evitar exponer al bebé a ruidos innecesarios y posibles contagios.

En resumen

Todos los trámites que hemos visto –salvo el del DNI- los puede hacer el padre o incluso un representante. Por menos dinero del que piensas un gestor se puede encargar de toda la burocracia para que vosotros podáis disfrutar de los primeros días del bebé en familia.  Y para casi todos los trámites existe la opción de pedir cita previa por internet y así evitar perder el tiempo en colas. Como veis, con orden se puede conseguir hacer todo el papeleo en un par de días (o cinco, ya sabéis cómo es la burocracia…).


Ángeles Guisado Corrales.
Abogada. Nº 117211 ICAM

Entonces…¿no te planteas volver a buscar trabajo…? – Ángeles Guisado

2

angeles-guisado-testimonial

Ángeles Guisado 

Nacida en 1982

@corita_agc

1 hijo (2014)

Abogada

Esto es lo que me preguntó mi mejor amiga un par de semanas después de contarle que iba a quedarme a cuidar a mi hijo y no me reincorporaría a mi trabajo al finalizar mi baja maternal. -“Sí, claro, cuando Nico cumpla el año, más o menos”.

– “Ah…vale, vale…”.

Reconozco que me molestó un poco su pregunta por lo que tenía de trasfondo. ¿Cómo podía pensar que no iba a volver a buscar trabajo nunca más si solo le había dicho que me iba a quedar unos meses con Nico? Pero para ser justos, seguramente esa es la reacción que yo hubiera tenido hace un año, porque lo cierto es que mis ideas sobre la maternidad y la conciliación de antes y después de ser madre se parecen bien poco.

Pues sí, mi marido y yo hemos decidido que me quedaré en casa a cuidar de Nico hasta que cumpla su primer añito. Lo decidimos cuando Nico cumplió el mes, de forma muy natural. Ya desde el embarazo habíamos pensado criar a nuestro hijo con lactancia materna exclusiva los primeros seis meses, lo que en el caso de Nico, que nació prematuro, se alarga algo más. Con esta intención, las dieciséis semanas de baja maternal se quedan ridículas y totalmente insuficientes.

Aún hoy es algo que no alcanzo a comprender. Cómo puede ser que la OMS recomiende la lactancia materna exclusiva durante seis meses y en España solamente tengamos 16 dieciséis semanas de baja (vamos, tres meses y medio). Y dos semanas para los padres, que también es bastante sangrante aunque ellos no amamanten. Reclamamos que los padres se impliquen en la crianza de los hijos a partes iguales con las madres pero después se impone esta realidad de las dos semanas que, como sabe cualquiera que haya tenido hijos, se esfuman entre el papeleo y preparar unos tuppers.

Volviendo a mi historia, no sé si influyó la reacción de mi amiga o sobró con los prejuicios que ya trae una puestos, pero lo cierto es que no me atreví a contarle a mi madre nuestra opción de crianza. Se lo dije a mi padre y a mi hermana y dejé que el tiempo hiciera el resto. Lo hice sin ser consciente de ello, la verdad. Y cuando caí en la cuenta entendí el por qué: me daba vergüenza contarle a mi madre, una mujer nacida en los años 50, que había desafiado al machismo de su época y a la idea de que el único sitio de la mujer estaba en casa con sus hijos, que yo iba a meterme allí voluntariamente después de todas las oportunidades que había tenido. Y es que pertenezco a la generación a la que nuestros padres nos dieron todas las herramientas que tenían a su disposición para que el mundo fuera nuestro. Yo me vine a Madrid a estudiar Derecho y Empresariales en una buena Universidad y después me preparé las oposiciones a Notaría durante unos años. Muchas oportunidades. No menos expectativas. Y con este panorama, a veces es difícil que tu entorno entienda que vas a aparcar tu carrera profesional.

Huelga decir que a mi madre le pareció fenomenal nuestra decisión -salvo alguna mención aislada a que tendré que volver a trabajar cuando el niño tenga un año, “por ti, hija, que al final todos los niños se han criado en las guarderías y estáis fenomenal”-. Pues lo dicho, que es una idea difícil de digerir al principio.

Así que yo no consigo quitarme de encima esa sensación de tener que justificar constantemente nuestra opción. De tener que justificarla yo, porque nadie le pregunta a mi marido por qué no se ha cogido una excedencia para cuidar a su hijo o por qué no se ha pedido una reducción de jornada. No obstante, mi opción es cuestionada –con mucha amabilidad y cariño- por casi todos. Una familiar, también madre y de mi edad, al comentarle la posibilidad de solicitar una reducción de jornada en mi trabajo, me soltó: “Yo que tú no lo haría. Algún día se irá de casa y ni te lo agradecerá”. Me quedé tan impactada que fui incapaz de contestarle.

Pero no hace falta ser familia, amigo íntimo o ni siquiera conocido para opinar sobre mi elección, no. Jamás había escuchado tantas opiniones de gente que no conozco sobre un tema tan personal. Hasta el camarero del bar que hay enfrente de mi casa tiene una opinión al respecto y, por supuesto, nos hizo partícipe de ella. Una tarde, cuando mi marido y yo salíamos de casa a pasear por El Retiro con Nico y nuestro perro, le espetó: “No seas muy duro con ella, hombre, que demasiado tiene con estar todo el día paseando”.

Toma ya.

Está claro que me resulta indiferente lo que piense ese camarero. Vamos, ese y cualquier otro, mis compañeras de la universidad, el pediatra de Nico o la vecina del 4º, pero es un ejemplo muy claro de lo que nos sorprende que una madre joven decida quedarse en casa a cuidar a su hijo.

Pero yo estoy encantada con esta situación. Claro que me molesta tener que elegir entre mi carrera profesional y mi hijo (me preocupa cómo se entenderá este agujero en el currículum…), pero mientras en este país no sea un valor tener hijos –esos que pagarán nuestras pensiones, sí-, mi familia tiene que elegir. Y no, no me aburro -como ya me ha preguntado alguna-, y sí, sigo leyendo diariamente las novedades legislativas y la jurisprudencia para mantenerme al día –no temáis por mí, no veo la telenovela- y no, no me siento menos útil que antes –mi utilidad no estriba únicamente en traer un sueldo a casa- y sí, me siento igual de realizada e igual de mujer que antes. 

Así que sí, nacida en los 80, licenciada, con carrera profesional, y decido quedarme en casa a cuidar de mi hijo. Y cómo lo estoy disfrutando.

Comparte tu testimonio