campaña en kickstarter - change dyslexia

Luz Rello es licenciada en lingüística, doctora en computación e investigadora de la Universidad Carnegie Mellon, en Pittsburgh, y ha puesto en marcha el proyecto Change Dislexia.

Pero cuando Luz era una niña y en su clase empezaron a leer, estaba convencida de que era “más tonta que los demás” porque, simplemente, no podía hacerlo. Tuvo la suerte de tener un diagnóstico precoz de dislexia y desarrollar su inteligencia sin ninguna traba. Una suerte que no tiene el 40% de los casos de fracaso escolar provocados por este trastorno.

En un artículo anterior hablé de la dislexia: de la mía propia y la de mi hijo. Aunque yo también tuve la gran suerte de topar con una buena maestra, excelente profesional, que me ayudó enormemente, la encontré tarde, cuando mi autoestima ya estaba tocada. En el caso de mi hijo fue aún peor, fui yo quien la detecté y jamás ha recibido ninguna atención en el colegio.

Viví la dislexia como un problema a superar hasta que fortuitamente me encontré este libro El Don de la Dislexia de Ronald D. Davis. Gracias a él descubrí determinadas virtudes y aptitudes que tengo, precisamente a causa de la dislexia.

Lo que sí presenta un problema es vivirla en un sistema educativo como el nuestro, basado exclusivamente en la lectoescritura y además en una lectoescritura demasiado temprana.

Es por esto que el 90% de los casos de dislexia se diagnostican cuando ya existe un problema de fracaso escolar o, en el peor de los casos, no se llega a diagnosticar nunca.

¿En qué consiste Change Dislexia?

Para poner fin a esta situación Luz Rello y su equipo de investigadores en Pittsburgh han elaborado  un estudio con 10.000 niños de 81 colegios de diferentes países del mundo. Fruto de esta investigación, nacen dos aplicaciones de juegos informáticos: “Dytective”, que permite una detección temprana de la dislexia, y “Dynosaur” ejercicios de apoyo para su tratamiento.

Es la primera vez que utilizan juegos informáticos – lingüísticos con inteligencia artificial para detectar y apoyar la dislexia. Pero no sabemos si estas aplicaciones llegarán a ver la luz ya que precisan de una inversión de 20.000 € que esperan recaudar en una campaña de crowfounding que termina el próximo día 25 de abril.

Se calcula que entre el 10 y el 15% de la población mundial es disléxica. La mayoría no podrá desarrollar su verdadero potencial, a menos que consigamos poner al alcance de todos herramientas tan sencillas como ésta.

Patrocinar el proyecto Change Dislexia

Compartir
Artículo anteriorLa paternidad, un plus para la empresa
Artículo siguienteDe cómo me hice Mamá Ninja – Giovanna Sanchez Di Castro
Es licenciada en Comunicación Audiovisual y ha trabajado como redactora en diferentes medios. Ama la comunicación y le entusiasma la educación. Sus amigas la definen como "la Jesús Calleja de los niños" porque parece que la maternidad no le da miedo, si acaso un poco de vértigo, pero ése que gusta y engancha. Actualmente tiene dos hijos y toda la pinta de pararse ahí, ya que su pareja pone un poco de cordura al asunto...de momento.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here