De corresponsabilidad a responsabilidad – Joaquim Montaner

0
1182

testimonio-joaquim-montaner

Joaquim Montaner

Nacido en 1974

Personal Técnico del Servicio Andaluz de Empleo

6 hijos (2000, 2001, 2003, 2004, 2007 y 2009)

joaquimmontaner.net

@2y6son8

He utilizado mis permisos de paternidad, aunque no he llegado a solicitar lactancias, ni tampoco he compartido los permisos de maternidad. Tampoco he pedido excedencias por cuidado ni reducciones horarias.

Trabajo en lo público y mi esposa también. La empresa en la que trabajaba, antes de desaparecer, había sido galardonada con el distintivo de igualdad del extinto Ministerio de Igualdad y contaba con algunas medidas interesantes. Esto, en comparación con otras familias y empresas, nos ha ayudado, pero volviendo la vista atrás tampoco creo que sea para tirar cohetes.

Aquí tenemos seis peques (la mayor tiene trece años y el más chico tiene 5) y esto hace que nuestra vida esté completamente enfocada en su desarrollo integral y en su cuidado. Totalmente. Quién sabe si cambiará cuando se vayan haciendo mayores, pero de momento… aquello de la conciliación de la vida laboral, familiar y personal no lo tenemos logrado y en esta ecuación la parte que más ha sufrido y que más está sufriendo es la conciliación de lo personal, de lo individual. Asignatura pendiente.

Para poder atender a las otras dos partes, a conciliar lo familiar y lo profesional, las fórmulas que hemos encontrado de momento tienen que ver con sacrificios personales o con el uso de dinerito (o falta de, en forma de permisos sin retribución). Uso de horas de libre disposición, empleo de días de asuntos personales, disfrute de días de vacaciones intercalados a lo largo del año para poder atender enfermedades, visitas a pediatras o doctores, asistencia a centros escolares,… en fin, la retahíla de cosas que conocemos tan bien los papás que estamos presentes en las vidas de nuestra tribu.

Aula matinal, comedor,…

Pero, en nuestro caso, una de las mayores ventajas y fortalezas que hemos tenido para conciliar todo esto (o para intentarlo) ha sido que mi esposa y yo trabajamos en el mismo edificio y tenemos el mismo horario; a esto hay que añadir que, después de varios años, finalmente conseguimos también plazas escolares en el mismo centro y esto significa que también nuestros peques tienen mismo “centro de trabajo” y mismo horario, los seis. A esto tienes que sumarle que empleamos un solo vehículo en el que nos movemos todos…

No puedo dejar de citar aquí a otra de las “herramientas” más potentes con las que contamos: nuestras familias, las dos familias que están ahí, presentes, aunque viviendo en otros lugares diferentes, no dudan en tirar kilómetros cada vez que les pedimos ayuda para ofrecerla, de muchas maneras diferentes (emocional, asistencial, económica,…). Y esto es realmente impagable.

Pienso que los papás que queremos y estamos presentes tenemos que dar una o dos vueltas más a estos asuntos de la conciliación y, desde luego, empezando por mirarnos a nosotros mismos renunciando a muchos “privilegios” culturales con los que hemos contado. Un mecanismo que sería interesante, desde mi forma de ver, es dejar de hablar de corresponsabilidad para hablar y gritar a los cuatro vientos de la responsabilidad. Es muy loable todo lo de la corresponsabilidad y creo que fue y ha sido de gran utilidad en muchos momentos, pero ha llegado el momento de evolucionarlo (al menos desde los grupos de padres y de hombres).

Hoy en día me parece un eufemismo… ¿corresponsabilidad de qué? Los papás somos seres singulares, somos individuos y no podemos perder de vista que también hay muchos papás solteros o papás separados de las mamás de sus peques.. es por esto que creo que cuidar a mi tribu es mi responsabilidad al igual que lo es cuidarme a mí mismo, el autocuidado o pensamos que es mi pareja corresponsable en lo que se refiere a mi higiene personal ¿?¿?¿?

De todas maneras… lo más importante para mí, para mis cambios de pensamientos, para mi evolución de niñato a hombre, a hombre-hombre, ha sido encontrar a mi esposa y el amor que nos hemos dado el uno al otro. Esa ha sido la herramienta de cambio y de conciliación más potente para mí.

Este testimonio fue escrito en agosto de 2014 e incluido en el ebook #papiconcilia.

Descarga #papiconcilia

Tú también puedes enviarnos tu testimonio que podrá ser incluido en próximas recopilaciones.

Comparte tu testimonio

Compartir
Artículo anterior¿Cómo dirigir una compañía sin casi reglas?
Artículo siguientePuntualidad
Periodista de formación, y experta en social media y marketing de contenidos por profesión. Le mueve la convicción personal de que otra forma de organizar el mundo laboral es posible, situando en el centro a las personas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here