Gestión del tiempo para madres trabajadoras

0
1742

Con este post sobre la gestión del tiempo, dirigido a madres trabajadoras, empezamos una colaboración con la experta Ana Rubio. Es psicóloga, coach personal y grupal, especializada en trabajadores. Es la fundadora de La Decisión Acertada. En sus programas presta especial atención a las madres y padres porque considera que tienen una dificultad añadida a la gestión del tiempo para conseguir la conciliación de la vida laboral, personal y familiar. En este artículo nos invita a la reflexión porque al final la gestión del tiempo es solo una cuestión de prioridades.

Próximamente organizaremos con Ana Rubio una sesión online gratuita de coaching grupal dirigida a madres trabajadoras. Os mantendremos informadas.

¿Cuántas veces dices “no tengo tiempo”?

¿Lo dices pocas o muchas veces? ¿Eso es verdaderamente cierto? ¿Cómo te sentirías sin tener ese pensamiento?

Todas las personas, incluidas las mujeres, tenemos el mismo tiempo del reloj (24 horas), lo que ocurre es que quizá nos resulte más fácil decir “no tengo tiempo” a asumir nuestra  propia responsabilidad para mejorar la gestión del tiempo. Tenemos tiempo para lo que nosotras elijamos según nuestras prioridades. Dejemos de “echar balones fuera” y permitámonos tener un tiempo dedicado a nosotras mismas para parar, reflexionar y actuar.

Aquí algunas orientaciones y preguntas que te pueden resultar útiles ¿con cuáles te quedas?

  1. Busca tus propias respuestas y soluciones. No sirven las recetas. Ello supone dedicarte un tiempo de reflexión y de toma de conciencia, con un compromiso y responsabilidad por mejorar.
  2. Diferencia el tiempo físico (el del reloj) del tiempo psicológico (el de la mente). Aprende a manejar el tiempo del reloj para las cuestiones prácticas de la vida (organizarte, planificarte, ser puntual…) y aprende a ser libre del tiempo que marca la mente, que te engaña llevándote a lo que hiciste o lo que vas a hacer. ¿Y qué pasa con este preciso momento?
  3. Marcarte metas para mejorar tu gestión del tiempo y acciones para conseguirlas (ser puntual, cumplir mi agenda, equilibrar tiempo para la familia y el trabajo…). Siempre que sean objetivos positivos, medibles y que dependan 100% de ti.
  4. Toma conciencia de tus dificultades concretas relativas a la gestión del tiempo (no priorizar, estar desconcentrada, posponer las cosas, no saber decir que no, no delegar…), identificando qué te pasa y qué no quieres que te siga ocurriendo.
  5. Desarrolla tus capacidades. Seguro que te será fácil recordar las 3 “P”: priorizar, planificar y programar. Desarrolla también otras capacidades como delegar, ser proactiva o aprender a decir “no”… ¿Qué capacidades ya tienes? ¿Cuáles necesitarías desarrollar?
  6. Desarrolla hábitos: ya sabes, 21 días haciendo lo mismo para conseguir que un comportamiento se convierta en un hábito. La clave: persistencia, determinación y constancia. Así, que márcate un “plan de acción 21 días”.
  7. Respeta tus ritmos personales: Observa si rindes mejor por las mañanas (“alondra”) o por las tardes-noches (“búho”) y ten en cuenta o adapta tu actividad a tus horas de mejor rendimiento.
  8. Gestiona los pensamientos que tienes acerca del tiempo. Cambia pensamientos y la forma de hablar acerca de la gestión del tiempo.

“No tengo tiempo”: Sí que tienes tiempo. Tienes tiempo para lo que tú elijas.

“No puedo parar un momento”: Puedes parar, permítetelo. 

Cuando este tipo de pensamientos vengan a tu mente, cuestiónatelos con una sencilla y poderosa pregunta: ¿es absolutamente cierto esto que pienso?

  1. La gestión del tiempo es la gestión de la vida y de lo que verdaderamente te importa ¿A qué áreas dedicas más tiempo en tu vida: ocio, trabajo, pareja, familia…? ¿Estás dedicando más tiempo a lo verdaderamente importante para ti? Clarifica tus valores, lo que más te mueve en tu vida, y tenlos presentes en tu día a día.
  2. Gestiona tu mente. Acaba con la ilusión del tiempo. Retira el tiempo de la mente.  Vivimos identificados con la mente, compulsivamente, nos vamos al recuerdo sobre algo que ocurrió o la anticipación de aquello que vendrá. Esto produce preocupación, malestar y estrés. Permítete estar y vivir en el presente, sintiéndote centrada y conectada contigo misma. “Siempre es ahora”. Sólo se consigue con la aplicación de técnicas, como la meditación, el mindfullness…y es un trabajo diario, para toda la vida…

La gestión del tiempo es al fin y al cabo la gestión de ti misma. Así que no hay otro lugar para empezar que TÚ.

Para acabar os dejo un vídeo de una tertulia en la que participé como experta de gestión del tiempo en TV ARAGÓN el pasado año.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here