Informe teléfono Anar violencia infantil

“La violencia ha alcanzado el grado más alto en su escala de gravedad”, advierte la Fundación ANAR, que ha presentado su Informe Anual 2015 del Teléfono Anar. No solo ha aumentado el número de casos atendidos por la Fundación –un 20,7% más que en 2014- sino la gravedad de los mismos. De los 1.970 casos graves que atendieron en 2013 han pasado a 4.507 en 2015, lo que supone un incremento de 125%.

Alarmante aumento de la violencia intrafamiliar

Dentro de la violencia sufrida por los menores, que se ha multiplicado por 2,3 de 2012 a 2015, desde la Fundación destacan el alarmante aumento del maltrato familiar. Un tercio de los menores atendidos por el Teléfono Anar en 2015 fue por maltrato en su entorno familiar. “Me pegan como a alguien mayor, me pegan con la mano y el pie. Mi abuela me pega con el palo de la escoba, con una sandalia o el cinturón. Mi padre con el cable del cargador. No tengo amigos en el colegio…”. Este es uno de los testimonios atendidos en el Teléfono Anar, de un niño de 12 años.

El director de Programas de la Fundación, Benjamín Ballesteros, ha alertado de que “frente a otros tipos de maltrato, como el acoso escolar o la violencia de género, la violencia intrafamiliar ni se escucha, ni trasciende; es la gran olvidada a pesar de que cada vez se producen más casos de niños, niñas y adolescentes que en muchas ocasiones la sufren diariamente y desde hace más de un año”.

Este tipo de violencia es especialmente peligrosa para el menor pues, con el ejemplo de sus padres, el niño percibe que la violencia es una forma más de resolver sus conflictos y dificultades.

Falta de consciencia de las víctimas de violencia de género

Otro dato que destacan en su Informe es el incremento de un 34,9% en las llamadas de violencia de género tan solo en el año pasado. De las llamadas recibidas solo el 21,1% fueron de las propias menores de edad víctimas de esta violencia, llamando sus madres en el 61,9% de los casos. Desde la Fundación advierten que el 60% de las adolescentes víctimas de violencia de género no tienen consciencia del problema que sufren. “Cuando llaman cuentan otra cosa, como problemas de relaciones en el colegio o entre amigos y luego se detecta situaciones de violencia de género”. Así, el Informe revela que el 58,1% no han denunciado ni tienen intención firme de hacerlo.

Además, Benjamín Ballesteros ha explicado que en 6 de cada 10 casos la violencia se ejerce a través de la tecnología. Leticia Mata, directora del Teléfono Anar, ha recalcado “el aparente anonimato que las nuevas tecnologías aportan a los menores agresores”, señalando que “los menores adolescentes tienen una herramienta eficaz para controlar, amenazar e insultar, o para acercarse a la víctima cuando ésta ha decidido poner fin a la relación.”

El acoso escolar aumenta un 75% respecto al año anterior

También a través de las nuevas tecnologías se llevan a cabo la mayoría de casos de acoso escolar. En 2015, el Teléfono Anar ha atendido un 75% más de llamadas relacionadas con el “bullying” que en 2014. De estos, un 70% de las víctimas sufre el acoso a diario en su centro escolar.

“No puedo ir al colegio…a veces temo por mi vida, otras deseo que vengan a por mí y que pase para que termine todo…”, le cuenta una víctima de 14 años a los psicólogos que atienden el Teléfono Anar. La Fundación presentó este abril el I Informe sobre el “bullying” según los afectados. En él se muestra cómo un uso intensivo de las nuevas tecnologías por parte de los adolescentes provoca que el acoso se mantenga las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Se llegan a crear grupos de whatsapp para insultar y criticar a estos adolescentes, siendo el principal motivo de ataque“ser diferente”, según cuentan las propias víctimas.

El 30,7% de las víctimas de acoso escolar que ha atendido el Teléfono Anar reconoce no habérselo contado a sus padres. Por esta razón se hace aún más necesaria la prevención de la violencia en estos casos mediante la formación en edades tempranas, tanto de agresores como de víctimas. Desde la Fundación enfatizan en la necesidad de enseñar a los menores “a resolver sus conflictos con inteligencia emocional, de manera no violenta y lograr un contexto exento de violencia”.

Inquietante aumento de los intentos de suicidio y autolesiones

La Fundación Anar también revela en su Informe el preocupante aumento de las ideaciones e intentos de suicidio. El 74% de estas llamadas fueron de chicas. “Acabo de tomar 30 antidepresivos y 30 ibuprofenos. Siento que esta vez es la última. Si me muriese acabarían todos estos pensamientos…”. Es uno de estos testimonios de un menor de 15 años.

También aumentan las autolesiones, siendo de chicas el 74% de las llamadas recibidas en estos casos.  “Me cuesta mucho llorar. Me cortaba en el brazo porque pensé que por ahí salían las lágrimas”, cuenta un menor de 14 años al Teléfono Anar.

Un dato especialmente preocupante es que en 2015 se produjeron 26 casos de menores de 10 años con ideación suicida o intento de suicidio. «Queremos advertir de que si un niño tiene problemas escolares, de sueño, de alimentación o un cambio evidente en su forma de comportamiento, lo que está haciendo es pedir ayuda», señala Leticia Mata.

Teléfono Anar para casos de niños desaparecidos

El Informe también recoge las llamadas atendidas por el Teléfono Anar para casos de niños desaparecidos, perteneciendo el 60,1% de estas llamadas a consultas relacionadas con las fugas de niños y adolescentes de su domicilio familiar o centro de residencia, el 18,8% a casos de menores expulsados de su hogar y un 16,8% a los secuestros parentales.

Intervenciones directas

Además, de las 1.000 llamadas que el Teléfono Anar atiende cada día, en 2015 se realizaron 727 intervenciones urgentes desde la Fundación (casi dos intervenciones diarias), para poner a salvo a algún menor de edad en situación de riesgo.

De estas 1.000 llamadas, el 68,9% fue de adolescentes entre 14 y 17 años, llamando un 72%  niñas frente a un 52,8% de niños.

Ante esta situación tan preocupante que dibuja el Informe del Teléfono Anar, todos los ciudadanos debemos concienciarnos de que la violencia hacia los menores menores existe en nuestro país y que la educación es la mejor medida de prevención.

Como concluía diciendo Leticia Mata en el acto de presentación del informe, “todo esto nos lleva a pensar que los niños en general se sienten solos y sin control o normas parentales. Una solución sería que toda la sociedad luche por una conciliación real, donde siempre haya presencia de un progenitor en casa a la vuelta del cole”.

Descargar el informe anual teléfono ANAR 2015

Compartir
Artículo anteriorTodo para los niños pero sin los niños
Artículo siguienteÉrase dos veces
Abogada convencida de que el Derecho sirve para hacer la vida más amable a las personas. Licenciada en Derecho y Empresariales por ICADE. Colegiada Nº 117.211 del ICAM

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here