Elixir nocturno. Conciliación de unas y otros II. #torpepoema

por -
0 55

Raúl D. Pomares Bermúdez, quien ya escribió hace tiempo un poema para madres que concilian, nos envía una nueva serie de poemas sobre conciliación titulada Conciliación de unas y otros. Este es el segundo. Nos lo presenta así: "Vuestro trabajo es inspirador -y he aquí el resultado-, como lo es también, y en gran medida, el ejemplo de mi madre. Os presento los poemillas que he escrito de rato en rato, a partir de mi experiencia, de la de mi esposa, de amigos en general y de textos que he leído en vuestra web..."

He arrastrado mi pesada sombra por
 tugurios y oficinas,
 durante las remuneradas horas muertas.

El ego ajeno, incluso el propio,
 se me enquistaron malamente
 esta mañana, o esta tarde, no recuerdo
 ahora mismo con exactitud-;
 pero sí que estallé
 en una agonía sin igual,
 en un lamento tormentoso sin consuelo y silencioso,
 en una pelea callejera de oficina sin cuartel,
 que logré reprimir en un suspiro resignante...

Y yo ahora aquí, frente a tu cuna:
 mi altar doméstico,
 mi elixir contra soledades y penurias.
 Ahora, como digo, mientras duermes,
 desde que salí de casa mientras tu dormías,
 te miro y sofoco las llamas de la rabia
 diluyéndolas dentro de tus sueños,
 para susurrarte desde mi penumbra,
 que te he echado tanto de menos
 y me duele tantísimo
 perderte, tanto tiempo, cada día,
 que, por ello, me he propuesto doblegar
 ya no sólo las horas del trabajo,
 sino también la tiranía de los egos,
 su incomprensión,
 y la codicia de propios y ajenos,
 a fin de disfrutar (como ambos merecemos)
 de tu compañía y tu consuelo...

Raúl D. Pomares Bermúdez

Ver poema 1

SIN COMENTARIOS

Dejar un comentario