Esta semana me llegaba por varios sitios la noticia de la sentencia judicial que falló a favor de un padre que pedía entrar más tarde a trabajar para llevar a su hijo a la guardería, prevaleciendo su derecho a llevar al hijo a la guardería frente a la rigidez horaria de la empresa en la que trabaja.

A primera hora la leía en elmundo.es. Me sorprendían los dos únicos comentarios con los que contaba la noticia, ya que criticaban al padre. He dejado pasar un par de días y he vuelto a buscar la noticia en elmundo.es, elpais.com, expansión.com, bebesymas.com y 20minutos.es para echar un vistazo a los comentarios y es sobre eso precisamente sobre lo que me voy a detener.

El caso: sentencia judicial a favor de la conciliación

El 13 de julio del año pasado un padre pidió al Centro de Referencia Estatal de Atención al Daño Cerebral de Madrid donde trabaja flexibilizar una hora su jornada (entrar a las 9:00 en vez de a las 8:00) para poder llevar a su hijo a la escuela pública infantil en la que tenía plaza, que abre a las 8:00.

La empresa se lo negó y el trabajador decidió recurrir a la Justicia de la mano de los abogados de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF).

Año y medio después la Justicia falla a su favor y le permite flexibilizar la jornada una hora, pudiendo entrar de 8:00 a 9:00 lo que le permite dejar a su hijo en la guardería.

La sentencia señala que “no pueden prevalecer las dificultades organizativas alegadas por la empresa sobre la protección jurídica de la familia que deben garantizar los poderes públicos, según el artículo 39.1 de la Constitución Española”.

Para llegar a esta conclusión la juez llamó a declarar a los cinco compañeros del trabajador quienes comentaron que no era imprescindible su presencia, al contrario de lo que alegaba la empresa. La juez falló a favor porque considera que la consecuencia en el servicio por la ausencia de este trabajador será mínima.

El fallo es firme y no admite la presentación de recurso por parte del centro. Aunque no genera jurisprudencia podrá servir de ejemplo a otros magistrados.

Voces críticas

Desde que lancé la primera edición de #mamiconcilia hace ya año y medio, me han preguntado varias veces por qué si todos queremos lo mismo (entiéndase, conciliar y vivir para trabajar y no lo contrario) no lo conseguimos Cada día tengo más claro que la clave está en que no todos queremos lo mismo. Y analizando los comentarios de esta noticia, que a priori debería ser positiva porque el día de mañana nos podemos ver en una situación similar a la del padre trabajador y una sentencia como esta puede inspirar al juez que lleve nuestro caso, se levantan las voces críticas. ¿Y qué critican?

Algunos critican por el mero hecho de que la noticia esté protagonizada por un funcionario, que para muchos parecen gozar de unos privilegios (“que pagamos todos”) a los que no pueden optar los que trabajaban en empresa privada. Se le sugiere pedir jornada reducida con reducción de salario en vez de flexibilidad horaria. También sugieren que las guarderías abran antes, sin acordarse del madrugón que ya se pegan los pobres niños.

Otros se ponen en al piel de la empresa, haciendo prevalecer su servicio prestado a muchos frente al derecho a la protección de la familia de una única persona.

Por último, los hay que critican a los que tenemos hijos porque en su opinión gozamos de mayores privilegios.

Me da vergüenza ajena reproducir los comentarios, pero he elegido alguno que me ha dejado perpleja para ilustrar este post y demostrar a nuestros lectores por qué no avanzamos en materia de conciliación.

[quote_box_center]Tener un hijo es algo voluntario, como lo es jugar al pádel, y no me imagino a un juez adaptando el horario de una empresa porque alguien tenga los partidos de una liga de pádel a una hora determinada.[/quote_box_center]

[quote_box_center]ENTE LOS PERMISO DE MATERNIDAD Y PATERNIDAD TAN LARGOS, los retrasos por llevar niños al colegio y demas van a conseguir que los empresarios solo contraten solteros y ademas vasectomizados[/quote_box_center]

[quote_box_center]Me parece una mala solución por que la excusa de los hijos es muy peligrosa: ¿Tienen que trabajar más los que no tienen hijos para que los que si que tienen  puedan disfrutar de ellos?  ¿ Por que siempre tiene que ser el mismo cónyuge quien lleve a los niños a todo y falte a trabajar?[/quote_box_center]

Reflexiones

Para empezar, sorprende que a estas alturas tengan que existir este tipo de sentencias y que sean noticia, lo que demuestra que son algo extraordinario, pero no porque el problema sea algo aislado, sino porque normalmente el trabajador traga y no denuncia.

Esta sentencia es muy interesante porque el que pide conciliar es un hombre y esto por desgracia no es lo habitual, así que hasta cierto punto debería considerarse ejemplarizante.

Vivimos en un país en el que, a pesar de tener una tasa de natalidad bajísima y una preocupante pirámide invertida, no se valora la maternidad y la paternidad ni se protege a los niños que, no olvidemos, serán los ciudadanos del futuro.

Desde que el trabajador pidió a la empresa entrar una hora más tarde para llevar a su hijo al trabajo hasta que la Justicia ha fallado a su favor, ha pasado año y medio. ¿Nadie se pregunta quién ha llevado a su hijo a la guardería durante este tiempo?

Vivimos en un país movido por la envidia, un país al que le gusta opinar sobre la vida de los otros y sobre todo criticar, un país en el que, como no cambiemos, será difícil progresar.

Por último, a la vista de los comentarios a esta noticia, y basándome en mi experiencia laboral previa, el que los compañeros le apoyaran es toda una suerte.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here