Ser padre y directivo puede ser beneficioso para la empresa si no se tiene continuamente conectado al directivo 24 horas

Trabajar y llegar a todo en casa. Puede parecer una utopía y, para la gran mayoría, lo es. Stew Friedman se dedica a eso, a que los padres puedan dar más en casa y más en el trabajo sin que ninguna de las dos facetas se vea afectada.

No son pocos los que trabajan de 8:00 a 21:30 o más todos los días y además tienen que estar disponibles, o tienen picos de trabajo en los que casi les sale más rentable tener un colchón debajo de la mesa en la oficina. Ya hablamos de las jornadas laborales de este tipo en mamiconcilia.

Después de 20 años de estudio sobre los empleados, las empresas, la cultura corporativa de empresa y los cargos directivos, Stew Friedman ha desarrollado un programa para poder llegar a todo y no ser un padre directivo ausente o absorbido totalmente por su trabajo (a no ser que el propio padre quiera).

Padre y directivo

Todo comienza hablando de ser un padre trabajador. Stew se refiere a la conciliación en puestos directivos como si una de las partes perdiera, es decir, la vista clásica que actualmente se tiene de si gano tiempo en uno de los platos de la balanza pierdo en el otro.

Vemos cómo la elección de una situación se torna en renuncia. Este es el punto en el que se pueden hacer las cosas de otra manera. No es necesaria esa renuncia.

Como dato, Friedman era el único ejecutivo de la Ford Motor Company que priorizó las cenas con su familia y por lo tanto salir a tiempo del trabajo.

Todo empezó por la enfermedad de uno de sus hijos. Comenta lo complicado que es mantener el foco y la concentración trabajando en casa mientras tu hijo sufre alucinaciones.

Existen montones de tips y libros sobre quién puedes ser y lo que puedes aportar a tu entorno de trabajo, Stew está especializado en ayudar a la gente a tener más libertad para ser lo que necesitan ser y que además esto sea útil y productivo para ellos.

No todo son empleados felices, esto va de mejores negocios

¿Cómo puede ser que menor tiempo y atención en el trabajo mejoren el rendimiento en el trabajo? Esta es la paradoja sobre la que él trabaja:

En los experimentos que él ha realizado, ha encontrado que cuando la persona se compromete con el proceso propuesto consigue mejor rendimiento en el trabajo. 

Lo que busca este proceso es que el trabajador tenga menores distracciones y menor estrés, tenga mayor energía y esté más comprometido a hacer las tareas que más importan. En definitiva, la persona trabajará de forma más inteligente, con mayor foco y atención.

La idea principal en la que se basan los estudios es que la persona, al centrarse más en las áreas de la vida que más importan, incluso si no son del trabajo, va a realizar mejor su trabajo.

Lo primero de todo es elegir cuidadosamente a las personas que más importan y las expectativas que se tienen con cada uno de ellos. Una vez elegidos, Stew propone ir haciendo pequeños cambios y ver cuáles son los resultados de esos pequeños cambios en nuestras vidas.

Los experimentos

Los experimentos en sí van dirigidos a directivos y toda esa gente conectada 24 horas y que siempre tiene que estar disponible por si hay que terminar un informe, por si un cliente tiene un problema o para ver puntos de vista o aportar información a cualquier hora del día (y de la noche). El autor comenta que normalmente la barrera principal para poner este tipo de experimentos en práctica son el miedo a los superiores y la culpabilidad derivada de no hacer lo que parece que debemos hacer.

Las vías para implementar estos experimentos son sencillas:

  1. Desconectar la oficina en casa, es decir, para poder centrarse en sus familias, se debe establecer una desintoxicación de toda la información digital que se recibe, ir bajando el consumo o uso de mails, llamadas y disponibilidad en horas fuera del trabajo. La meta son 3 horas menos por día, pero se puede empezar escalándolo a 3 horas por semana.
  2. Para reducir la ansiedad de los jefes o superiores, se puede comunicar con antelación las horas en las que vamos a estar desconectados. Este tipo de previsión ayudará también a realizar esas horas de desintoxicación/desconexión. La idea en este punto es que el superior también quiera tener esa desconexión y que vea sus beneficios.
  3. Evaluar el impacto positivo de este tipo de experimentos. Por un lado establecer el beneficio en las personas que dependen del propio directivo en el trabajo y de la persona en la familia y en la comunidad. De este modo se reduce el egoísmo que pudiera aparecer ya que todo esto se está haciendo por el bien de otros directamente relacionados con la propia persona. Hay que ponerle métricas, es decir, se debe poder medir; hay que encontrar algún factor como puede ser la atención, productividad, irritabilidad del equipo de trabajo que dirija el directivo y encontrar una forma sencilla de medirlo de modo que se pueda mostrar el resultado de forma rápida e informar sin tener que volverse loco. Con esto se busca el poder mostrar un impacto directo de este tipo de experimento.

Esto viene a confirmar que, aunque sea contradictorio, pasar más tiempo en el trabajo no significa trabajar más, que el estrés al que se somete a una persona conectada 24 horas le hace no productivo y mata su creatividad y que no se puede apretar, apretar y apretar hasta que el trabajador o directivo comprometido ya no da más de sí, porque en ese momento ya le habremos perdido como trabajador y como persona, le habremos puesto en muchos aprietos y le habremos hecho perder mucho tiempo de la gente que le necesita en casa que no volverá a recuperar.

Os dejo un vídeo presentación de sus últimas colaboraciones:

Y su twitter:

Stew Friedman es profesor en la Wharton School de la Universidad de Pennsylvania.


Fuentes:

Libros:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here