conciliación, equilibrio entre persona, trabajo, familia y formación

Qué es la conciliación

La conciliación es un derecho de la ciudadanía y una condición fundamental para garantizar la igualdad entre hombres y mujeres. [1]

Llevamos un tiempo oyendo que la conciliación es un mito o un gran engaño. En las noticias cada semana hay al menos hay una noticia sobre conciliación y la manera de tratar este tema en ocasiones hace que sea algo frívolo y desde ciertos ángulos lo parece porque la conciliación real está supeditada a muchos factores.

Según la RAE, la conciliación es “conformar dos o más posiciones o doctrinas al parecer contrarias”. Si llevamos esta definición hacia la vida personal, familiar y laboral, podríamos decir que las posiciones contrarias las ocupan la vida familiar y personal por un lado y la laboral por otro.

Por lo que podemos decir que la conciliación personal, familiar y laboral se puede definir como “la participación equilibrada entre mujeres y hombres en la familia y en el mercado de trabajo, conseguida a través de la reestructuración y reorganización de los sistemas, laboral, educativo y de recursos sociales, con el fin de introducir la igualdad de oportunidades en el empleo, variar los roles y estereotipos tradicionales y cubrir las necesidades de atención y cuidado a personas dependientes”.  [2]

Qué significa conciliación

La conciliación significa que hombres y mujeres puedan participar en igualdad en el mercado laboral, es decir, tengan las mismas oportunidades laborales y con los mismos sueldos, que no exista brecha salarial ni retribuciones que podría tener un hombre por el mero hecho de ser un hombre.

Que puedan participar ambos en condiciones iguales en la vida familiar, es decir, que las labores de cuidados de hijos y en el hogar no recaigan sólo en la mujer o por lo menos que no lo haga de forma desequilibrada.

Que cada persona tenga suficiente tiempo para su propio desarrollo personal, para mejorar en todos los aspectos como trabajador, padre, madre o persona a cargo de personas dependientes y como individuo.

También significa que los sistemas públicos deben cambiar para poder introducir o defender la igualdad en las oportunidades laborales tanto en empresa pública como privada además de ofrecer herramientas, mecanismos o espacios a las personas para que puedan realizar las labores de cuidados a personas dependientes (hijos, personas mayores, discapacitados, etc.) completamente y sin poner en peligro el desarrollo laboral.

La empresa privada, además de tener mecanismos facilitados por los sistemas públicos, debe facilitar la conciliación de sus empleados, promoviendo medidas de conciliación u otros mecanismos.

La conciliación es cuestión de prioridades. Se trata de elegir, no de renunciar o sacrificar. [3]

Qué busca la conciliación

El fin último de la conciliación es la felicidad de las personas y por lo tanto construir un mundo mejor. Si somos capaces de conciliar todas las facetas de nuestra vida, seremos más felices y mejores personas.

Tenemos una responsabilidad social como individuos de hacer un mundo mejor y la conciliación empieza en cada uno de nosotros eligiendo, no renunciando, a cada una de nuestras facetas.

Ser un buen profesional no debería ser incompatible con ser madre o padre. Tampoco lo debería ser con la persona en el plano personal.

Las empresas juegan un papel muy importante ya que, por un lado, deben promover medidas de conciliación para que el empleado pueda conciliar su rol en la empresa con su rol fuera de ella, pero además, las empresas que promueven medidas de conciliación cuentan con empleados más felices y por lo tanto más productivos.

Si la empresa confía en el trabajador y lo demuestra dándole libertad y ayudando a completar todos sus roles, el trabajador es mucho más productivo y se implica mucho más en el progreso de la empresa. En nuestro ebook #miempresaconcilia podéis leer el testimonio de 18 empleados de 6 empresas que cuentan con medidas de conciliación.[4]

Además, el cuidado de hijos debe ser corresponsable, se está invirtiendo tiempo y recursos en los ciudadanos del mañana.

Las personas que tienen a su cuidado personas dependientes deben tener ayudas, medidas dentro de las empresas y apoyo de los organismos públicos para poder afrontar todos sus roles y las necesidades de las personas dependientes a las que cuidan para que ambos, el cuidador y la persona que recibe los cuidados, puedan alcanzar el mayor estado posible de satisfacción.

La conciliación busca que cualquier persona trabajadora pueda mantener al mismo tiempo una carrera profesional plena y a la vez ejercer su derecho al cuidado de su familia, el desarrollo de su personalidad, su formación o el disfrute de su ocio y tiempo libre.[1]

En qué consiste la conciliación

La conciliación consiste en que cualquier persona trabajadora pueda mantener al mismo tiempo una carrera profesional completa junto al derecho de cuidar a su familia y disfrutar de su tiempo de ocio o tener tiempo para seguir formándose.

Esto se consigue gracias a las medidas de conciliación que adoptan voluntariamente las empresas y que son adicionales a las establecidas por ley. Estas medidas están enfocadas a que los trabajadores puedan cumplir de forma óptima con sus labores en la empresa y en su familia. [4]

Qué importancia tiene la conciliación

La importancia de la conciliación radica en que garantiza que padres y madres puedan acceder al mercado laboral y permanecer en él sin que su situación familiar sea un elemento que afecte negativamente al acceso al empleo o acceso a puestos de responsabilidad. Además ese acceso debe estar retribuido de igual forma sea cual sea el género del trabajador.

También garantiza que los hijos puedan ser cuidados y educados por sus progenitores.

Además garantiza que las personas dependientes puedan ser atendidas por sus familias cuando ellas así lo deseen y sea posible atenderlas.

Por parte de la empresa, la importancia de la conciliación consiste en que gracias a activar políticas de conciliación como por ejemplo de igualdad y diversidad, de salud y bienestar, sobre discapacidad, y de infancia y apoyo a la familia, la empresa recibe beneficios que impactan directamente en su negocio mejorando su reputación, el compromiso del empleado, el buen clima laboral y atrayendo talento.

Por parte de la política, es importante que dentro de los planes de la administración exista un plan o paquete de medidas políticas sobre conciliación y que no sea una mera moda pasajera ya que ahora mismo, se necesita un replanteamiento administrativo y medidas reales que restablezcan o velen por la sociedad del bienestar en la que actualmente vivimos.


Fuentes:

[1] http://www.gizartelan.ejgv.euskadi.eus/r45-conccont/es/contenidos/informacion/conc_que_es/es_info/que_es_conciliate.html

[2] Palabras para la igualdad – Plan Óptima

[3] http://mamiconcilia.com/manifiesto/

[4] http://miempresaconcilia.es/

Compartir
Artículo anteriorDos noches al año sí hacen daño
Artículo siguienteEl futuro del mercado laboral
experto en SEO, UX, CRO y analítica web. #papiconcilia y en parte responsable de esta web.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here