Gestionando hijos

0
1148

Gestionando hijos, saber más para educar mejor

Tuve la suerte de asistir al evento Gestionando hijos, organizado por Educar es todo y Más Cuota, y celebrado en el Kinépolis de Madrid. Al ser en una sala de cine, no había wifi, así que no pude twittear, pero sí tomé notas para poder compartir con vosotros las principales ideas del encuentro.

El evento estuvo orquestado por el gran maestro de ceremonias Leo Farache, socio de Más Cuota y fundador de Educar es todo. Hace unos meses quedamos para desayunar y me comentó que le encanta el mundo de la educación, que le gustaría dedicarse a ello y por eso estaba organizando este evento. No podía perdérmelo porque todo lo que toca Leo Farache reluce. Desde aquel día fueron muchos los que me comentaron que apoyaban el evento o asistirían. La sala del Kinépolis estaba a rebosar. Éramos más de 700 personas.

Leo Farache citaba a Nelson Mandela para dar comienzo al evento Gestionando Hijos: “Tenemos que educar a nuestros hijos porque así haremos un mundo mejor. La educación es el arma más poderosa para cambiar el mundo”. Farache anunciaba que aquel día se iniciaba un movimiento que persigue renovar nuestra ilusión por educar. “Buscamos un país con mejores madres y padres. Queremos construir una sociedad mejor”.

La ponencia de apertura corrió a cargo de Enrique Sánchez de León, Director General en la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD). Sus primeras palabras cuestionaban el título del evento, porque “gestionar” le remite a recursos escasos, costes, procesos, etc. Sin embargo, preparando su intervención, recordó que también se gestionan recursos humanos, personas, el talento, el compromiso, la motivación, la felicidad en el trabajo… Sánchez de León comentaba que estamos en un momento de cambio. “La revolución digital lo va a cambiar todo. Sin embargo, hay que desdramatizar el cambio”. Su propuesta es “trabajar juntos para alcanzar la felicidad plena de nuestros hijos cuando alcancen el mundo laboral”.

Javier Urra, psicólogo y pedagogo, siguiente en el turno de intervenciones, también cuestionó el título del evento porque en su opinión no se gestionan hijos, se educa uno con ellos, se comparte, se ríe juntos.

El que fuera el primer Defensor del Menor de Madrid fue bastante provocador en su ponencia.”No tenemos que educar a nuestros hijos para ser felices. Podemos buscar su bienestar pero también tienen que aprender a aburrirse, a morir. Tenemos que enseñarles a gestionar la soledad. Educar es perseguir la alfabetización emocional de nuestros hijos para minimizar problemas futuros”.

Por su parte, David Cuadrado, socio fundador y director de Viventia y autor del libro “Coaching para niños o mejor para padres” nos invitaba a pararnos a pensar en las cualidades que queremos que tengan nuestros hijos de mayores y luego idear un juego que pueda enseñárselas. Contaba que él a sus hijos les ha enseñado a “coopetir”, que consiste en competir cooperando: “No buscamos ser el mejor jugando a los bolos sino que la suma de todos los participantes sea cada vez mejor. Muchas veces el problema es que la gente compite dentro del equipo”. Desde la infancia podemos fomentar en nuestros hijos hábitos que les serán útiles en el mundo de la empresa como la inteligencia emocional, confianza, solidaridad, creatividad, gestión activa de conflictos, inteligencia ejecutiva, etc.

La ponencia de la pedagoga, conferenciante y profesora Eva Bach, autora del libro “Adolescentes”, giró en torno a la escuela: “Es importante que los padres y la escuela remen en la misma dirección. Veamos a los padres como magos o hadas”.

Suena una música de fondo. El foco ilumina a un hombre misterioso sentado en un sofá. Es Lorenzo Meazza, responsable de interiorismo de Ikea, responsable del decorado del escenario del evento. Contó el cuento de “El hogar que desapareció entre sus cuatro paredes”, repasando la historia de Ikea desde sus orígenes. Me pareció una forma muy creativa y amena de tener presencia en el evento patrocinado.

Su intervención terminó con la proyección del spot de #laotracarta en pantalla gigante, una experiencia muy emocionante, que ya compartí en el blog.

La ponencia que más me gustó de Gestionando hijos fue la de Catherine L’Ecuyer, autora del libro “Educar en el asombro”, de hecho me compré el libro y me lo traje firmado a casa. En breve os hablaré del libro que es un fantástico resumen de la ponencia.

A continuación, María Jesús Álava, psicóloga y directora del gabinete de psicología Álava Reyes, habló sobre la sobreprotección de los hijos. “La sobreprotección existe porque estamos muy preocupados y tenemos una culpabilidad enorme por no tener tiempo para ellos”.

Maite Vallet había grabado un vídeo con una reflexión sobre la conveniencia de hablar de consecuencias en vez de de castigos, porque estos últimos dependen del estado de ánimo del que lo pone en el momento en el que se comete la infracción. La consecuencia, por el contrario, se pacta y está establecida previamente: qué sucederá cuando hagas algo que no debes hacer. El castigo resalta el error. La consecuencia supone comprensión.

El siguiente en intervenir fue Antonio Tobalina. Trabaja en el SAMUR y es responsable del programa de educación para la salud para adolescentes “¿La noche es tuya?”. Con él pretende evitar que los jóvenes aprendan a través de experiencias negativas por falta de información. Recordaba que los menores no deben beber alcohol. Su cabeza tiene que estar despejada. “Es importante entrenar a nuestros hijos para decir “no”.”

El acto contó también con la presencia del filósofo y director de orquesta Íñigo Pírfano, quien aplica las técnicas de liderazgo de la orquesta a las tarea del educador. “Tener grandeza para transmitir grandeza es la clave del liderazgo. Existen personas que arrastran a las demás, como consecuencia de la autenticidad con la que viven”.

En opinión de Pírfano, un director de orquesta no debe meterse siempre en las decisiones de los músicos porque se transmite desconfianza y se frustra la creatividad. Su objetivo debe ser sacar lo mejor de cada uno de sus músicos. Debe saber ceder, diferenciar entre autoridad y potestad y aceptar las propuestas.

Dos payasos cantando y bailando la canción “Felices por narices” de la Fundación Teodora da la bienvenida a Fernando Botella, CEO de Think&Action, quien nos invitaba a educar a nuestros hijos para pasar la ITV. Enseñarles tres cosas: “ilusión, talento y valentía”. Me quedo con la última: “perseguir un futuro diferente, luchar por aquellas cosas en las que cree”. Fernando Botella, último ponente del evento Gestionando hijos, terminaba su intervención recomendándonos dedicar tiempo de calidad a nuestros hijos, ayudándoles a coleccionar momentos.

Compartir
Artículo anteriorIr al mismo colegio que mis hijas – Gareth Collins
Artículo siguienteInforme Comunicación y Conciliación 
Periodista de formación, y experta en social media y marketing de contenidos por profesión. Le mueve la convicción personal de que otra forma de organizar el mundo laboral es posible, situando en el centro a las personas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here