Trabajo en un hipermercado de cajera, actualmente, antes, en otras secciones.

Tengo la guarda legal por hijos menores de 12 años, desde que nació mi tercera hija.

He tenido que luchar para poder tener un horario estable y no tener que estar continuamente llevando a mis niños de un lado para otro o buscando niñera para que se quede con ellos, o cargar a mi suegra.

En el trabajo hubo una temporada que era continuamente un acoso hacia mi persona: en 6 meses me cambiaron de puesto de trabajo tres veces, llegaron a hacer reuniones trampa para presionarme delante de mis compañeras, las cuales habían cedido ante la presión. Cada vez que me cambiaban de puesto tenía que cambiar el horario, para adaptarlo a la sección en la que me encontraba.

La última vez que me cambiaron me pusieron de cajera y en este momento fue cuando me tuve que poner en contacto con un abogado e informarme de lo que Yo podía hacer y de lo que me podía exigir la empresa.

En ese periodo tuve presiones por parte de la empresa pero también de las compañeras, que me hacían sentir mal porque quería tener un horario estable para estar con mis hijos.

Por este motivo fue ponerme cabezona y exigir lo que por ley me correspondía; aunque con miedo, pedí mi guarda legal y hasta tuve que amenazar con llamar al abogado si seguían con este acoso: tuve crisis de ansiedad y se me revolvía el estómago cada vez que entraba a trabajar, pensando en cómo me iba a ir el día y si alguien me iba a llamar para presionarme más.

Antes no lo he dicho pero necesitamos tener en casa un horario estable, y ese es el mío, porque mi marido, aunque por lo general trabaja siempre de mañanas, de vez en cuando tiene que salir de viaje y no sabe cuándo regresa o si tiene que quedarse a pasar la noche donde esté.

Si no fuera por mi horario muchas veces nos veríamos en situaciones complicadas para poder estar con los peques y ver con quién los podíamos dejar o recoger del cole.

Después de todo esto, presento lo que ahora es mi horario y el cual disfruto ya tres años sin presiones.

Al final de lo que se trata es poder conciliar el trabajo con la familia, que Yo no me sienta mal por creer que desatiendo a mi familia o me sienta culpable por no estar con ellos.

Mi horario actual es siempre de mañanas mientras dura el periodo escolar, así durante las actividades de la tarde, deberes y demás extra-escolares estamos con ellos.

Yo os diría que no tengáis miedo a pedir la guarda legal para conciliar la vida familiar con la laboral, informaros bien, porque no es lo mismo una empresa grande con muchos trabajadores que una pequeña; además las empresas también pueden restringir la cantidad de personas que tienen en guarda legal si es un perjuicio para el buen funcionamiento de la misma.

Espero que si alguna ha pasado por una situación similar o está pasando por ella en estos momentos le dé fuerzas para afrontar la situación.

Comparte tu testimonio

 

ARTICULOS RELACIONADOS

SIN COMENTARIOS

Dejar un comentario