La semana laboral de 4 horas

Hace años leí La semana laboral de 4 horas y me pareció una bonita utopía que invita a soñar. Ahora me siento más cerca de conseguir este sueño y pienso que no hay nada imposible. Es uno de esos libros que no te dejan indiferente y que he recomendado varias veces.

Los nuevos ricos

La semana laboral de 4 horas empieza aclarando que no hace falta dejar el trabajo, ni correr riesgos, ni ser un veinteañero soltero, ni estar movido por el deseo de viajar, ni haber nacido rico, ni estar licenciado en una universidad prestigiosa para pertenecer a la liga de los Nuevos Ricos.

¿No habéis tenido muchas veces la sensación de vivir para trabajar, vivir deseando que llegue el viernes o el verano, sufrir los domingos y odiar los lunes?

Hace diez años, cuando conocí a Carlos, intentaba hacer cada día algo diferente al trabajo que hiciera memorable esa jornada. Entonces trabajaba en Radio Nacional con horario de 8:00 a 15:00. Después, aunque intentamos mantener esta máxima, nuestra vida de agencia de publicidad hacía que aplazáramos nuestros planes, en el mejor de los casos hasta el viernes, sino hasta el verano.

“Los nuevos ricos dejan de aplazar su vida para crear formas de vida lujosas en el presente sirviéndose de dos nuevas divisas: tiempo y movilidad”. Esta es la idea principal en torno a la cual gira La semana laboral de 4 horas.

Desde que Carlos se incorporó a nuestro proyecto full time nos sentimos Nuevos Ricos. Todavía no trabajamos 4 horas a la semana (todo se andará) pero nos sentimos dueños de nuestro tiempo y no estamos atados a una ciudad. Eso nos hace mucho más ricos que antes, aunque ingresemos mucho menos dinero en el banco a final de mes y hayamos ganado en incertidumbre.

“La incertidumbre y la posibilidad de fracasar son voces que dan mucho miedo. Muchos prefieren la infelicidad a la incertidumbre”.

A menudo la gente se compadece de nosotros porque trabajamos 7 días a la semana y madrugamos también los sábados y domingos. Pero somos felices porque lo hemos elegido nosotros y sobre todo porque nos sentimos libres. Cada día trabajamos un máximo de cinco horas lo que a la semana suma 35 y lo hacemos porque así lo hemos decidido, porque nos viene bien para dedicar el resto del tiempo a la familia. Y no todas las semanas trabajamos los 7 días. Esta nueva forma de vida nos ha permitido alargar los puentes, aunque sea llevando el portátil siempre a cuestas y haciendo un Skype desde la playa.

[quote_box_center]Deja de odiar la realidad. Nos hemos convencido de que la vida tiene que ser dura, pero no es verdad. La vida para la mayoría gira en torno al fin de semana y las vacaciones. Somete la vida a tu voluntad. Esta época de histeria colectiva puede ser vuestra gran oportunidad para experimentar.[/quote_box_center]

¿Cómo nace La semana laboral de 4 horas?

En 2002, un antiguo profesor de Timothy Ferriss le invitó a dar una clase para futuros gestores bancarios de inversiones en la Universidad de Princenton para hablar sobre cómo levantar una empresa grande y exitosa para luego venderla y pegarse la gran vida. Entonces él pensó: ¿por qué esta tiene que ser la meta? Y empezó a plantearse la ecuación vida trabajo para terminar redactando una ponencia que era: “Cómo ser camello para ganar dinero pasándotelo bien”. ¿Cómo cambiarías tu vida si no existiese la jubilación? ¿Qué pasaría si pudieras probar qué se siente con una minijubilación antes de los 40 años?¿Realmente es necesario trabajar como un esclavo para vivir como un millonario? “No soy multimillonario ni me hace ilusión serlo”.

En la primera reunión que tuve con alguien del mundo del emprendimiento después de lanzar #mamiconcilia, me dijeron: “lo primero que tienes que saber a la hora de emprender es si quieres tener una empresa escalable e invertible o un autoempleo? Es igual de válido pero tienes que tenerlo claro porque el modus operandi es totalmente distinto. Con un autoempleo no podrás optar nunca a incubadoras, aceleradoras de start ups ni inversión privada. Y después de darle muchas vueltas, llegué a la conclusión de que en la medida de lo posible era mejor no tener inversión privada que nos comprometiera con unos inversores o volveríamos a sentirnos esclavos.

Estructura de La semana laboral de 4 horas

A partir de este punto de partida, Timothy Ferriss estructura el libro en cuatro grandes bloques: definición, eliminación, automatización y liberación.

Definición:

En el apartado de Definición, profundiza en la definición de Nuevos Ricos contraponiéndolos a los Aplazadores. Los Aplazadores aspiran a ser jefes y jubilarse jóvenes o pronto; su meta es la inactividad. Los Nuevo Ricos, por contra, aspiran a ser dueños de su negocio y su vida, gozando de pequeños periodos de recuperación y aventura o minijubilaciones a lo largo de su vida y vivir haciendo algo que les ilusione. Timothy Ferriss intenta vivir un mes en el extranjero aprendiendo algo nuevo por cada dos meses trabajando. “Los Nuevos Ricos prefieren tener más calidad de vida y menos trastos.”

El bloque de definición termina invitándonos a crear un Onirograma en el que plasmar nuestros sueños y poner plazos para que se cumplan. Para ello tienes que señalar qué tres pasos darás para que tus sueños estén más cerca de realizarse, preferiblemente mediante acciones sencillas y concretas.

Os copio algunas frases que invitan a reflexionar de este capítulo:

  • “Poder escoger es el verdadero poder”.
  • “Intentar contentar siempre a todo el mundo conduce al fracaso”.
  • “No te esfuerces en corregir tus debilidades. Potencia tus fortalezas”.
  • “Mejor pedir perdón que pedir permiso. Siempre habrá alguien que intente frenar tus sueños”.
  • “No sobrevalores a la competencia y te minusvalores a ti. Eres mejor de lo que crees”.
Eliminación:

El apartado de Eliminación de La semana laboral de 4 horas parte del la Ley de Pareto: el 80% de los resultados procede del 20% de los esfuerzos realizados y el tiempo invertido. En estas páginas Timothy Ferriss nos invita a ahorrar tiempo y comparte trucos y herramientas para conseguirlo. Pasan por aprender a decir no (“Niégate a hacer cualquier cosa por la que no te despidan inmediatamente”), aprender a delegar (“El Coeficiente intelectual de alguien parece doblarse cuando otorgas responsabilidades y le haces saber que confías en él”) y ser más productivo (“Practica el arte de no terminar lo aburrido o improductivo. Empezar algo no justifica automáticamente terminarlo”). 

[quote_box_center]Nunca veo las noticias y me he comprado un solo periódico en los últimos cinco años. Para producir más hay que consumir menos. Te da algo distinto que preguntar al resto: “¿Hay algo de nuevo en el mundo? Si pasa algo importantísimo, oirás a los demás halar de ello. Consumo un máximo de un tercio de una revista especializada del sector y otra de negocios al mes. Antes de irme a la cama leo novelas durante una hora para relajarme.[/quote_box_center]

Automatización:

Si los anteriores apartados del libro estaban más centrados en la persona, en el bloque de Automatización Timothy Ferriss nos ofrece las claves para emprender un negocio. El objetivo que nos propone es crear un vehículo automatizado de generación de dinero sin que nos lleve tiempo: encontrar un nicho, estudiar su alcance, crear un producto o servicio por el que la gente pagaría, ponerlo a prueba… y una vez nos decidamos a ponerlo en macha, depurar reglas y procesos para poder incorporar gente y sobre todo preparar a una persona que pueda remplazarnos. “Una de las habilidades primordiales de un Nuevo Rico es dirigir y comunicarse a distancia. Las tareas delegadas deben requerir bastante tiempo y estar claramente definidas”.

De nuevo Timothy Ferriss ofrece ideas, trucos y herramientas para que la semana laboral de 4 horas se convierta en una realidad. Por ejemplo, subcontratar en la India y en China lo que permite explotar las diferencias de precios y divisas entre distintos países para ganar dinero y vivir mejor así como tener gente que trabaje para ti mientras duermes.

Liberación:

De este último bloque de La semana laboral de 4 horas, me quedo con dos reflexiones de Timothy Ferriss:

[pull_quote_center]Hay  montones de cosas en tu casa y en tu vida que no utilizas, no necesitas y ni siquiera deseas demasiado.[/pull_quote_center]

Ultimamente le damos muchas vueltas a cuánto dinero necesitamos de verdad para vivir y de cuántas de las cosas que tenemos podríamos prescindir en caso de necesidad para conseguir ese dinero.

[pull_quote_center]¿Qué puedo hacer con mi tiempo para disfrutar de la vida y sentirme bien conmigo mismo? Aprendizaje continuo y ser de ayuda a otros.[/pull_quote_center]

La propuesta de Timothy Ferriss es contruirnos una forma de vida que nos permita no dejar de aprender y trabajar para hacer un mundo mejor.

tim-ferriss-semana-laboral-4-horas

Mis impresiones

Es muy difícil resumir un libro cargado de frases inspiradoras, consejos, trucos y herramientas que invitan a la reflexión y motivan un cambio de vida. Disfruté leyendo La semana laboral de 4 horas, de Timothy Ferriss, y desde que lo terminé no he podido olvidarlo. Es uno de esos libros que te marcan y que acaban convirtiéndose en libro de cabecera al que recurrir en numerosas ocasiones. A fin de cuentas, ¿quién no ha soñado con trabajar 4 horas a la semana?

Si te interesa este libro puedes puedes adquirirlo en el siguiente enlace: La Semana Laboral De 4 Horas

Compartir
Artículo anteriorEl robot Roomba en casa
Artículo siguienteCarlitos y Snoopy. La película de Peanuts
Periodista de formación, y experta en social media y marketing de contenidos por profesión. Le mueve la convicción personal de que otra forma de organizar el mundo laboral es posible, situando en el centro a las personas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here