obesidad infantil y conciliación

A principios de este año la OMS alertó del aumento de la obesidad infantil en menores de cinco años. Al menos 41 millones de niños de ese grupo de edad son obesos o padecen sobrepeso.

La dificultad para conciliar, causa de obesidad infantil

La comercialización de bebidas azucaradas y alimentos malsanos y el creciente sedentarismo figuran entre los principales motivos del aumento del número de niños con sobrepeso y obesos. Y si lo pensamos, ambos motivos tienen mucho que ver con nuestro estilo de vida y las dificultades para conciliar.

Al no tener tiempo para ocuparnos de nuestros hijos, no nos sobra para preparar una alimentación sana. En vez de un bocadillo para media mañana o para la merienda metemos una pieza de bollería industrial en su mochila. En vez de preparar cena el viernes, pedimos comida basura a domicilio que además les vendemos como premio o incentivo de la semana.

No podemos vigilar lo que comen y beben entre horas: chucherías, bollos, bebidas azucaradas o carbonatadas…

No nos sobra tiempo para hacer ejercicio físico o deporte con ellos, para disfrutar de un ocio más activo que la tele o los videojuegos. 

Por último, la falta de horas de sueño hace que se segreguen menos hormonas de las que necesitan, que al día siguiente tengan más hambres y además estén menos activos, es decir, más sedentarios.

Cómo influye la familia en la obesidad infantil

Los padres son responsables de la salud de sus hijos y tienen una gran influencia sobre la dieta y las rutinas de los niños. Es importante por tanto que seamos ejemplo, que seamos los primeros que comemos sano, no abusamos de grasas ni azúcares, no comemos entre horas y llevamos una vida activa y menos sedentaria.

Los bebés alimentados con lactancia materna tienen menos riesgo de padecer sobrepeso o ser obesos cuando sean mayores. Sin embargo, un permiso de maternidad inferior a los seis meses hace que muchas madres abandonen la lactancia materna sin desearlo y sin cumplir la recomendación de la OMS sobre alimentación exclusiva con leche materna.

Además hay otro motivo que se ha observado como causa de obesidad infantil: los padres y otros familiares cercanos como los abuelos tienen a considerar que sus hijos o nietos está bien alimentados en vez de reconocer que tienen un problema de sobrepeso. Un estudio de la OCU revela que menos del 25% de los padres reconoce que sus hijos tienen sobrepeso. Es difícil luchar contra un problema si no se reconoce su existencia.

Por qué es importante prevenir la obesidad infantil

La obesidad no es un asunto de estética, si no de salud, tanto física como psíquica, que puede provocar entre otras cosas problemas cardiovasculares. El sobrepeso hace que se cansen más y en consecuencia se muevan menos, agravando el problema. Además disminuirá su capacidad de estudio, acabará mermando su autoestima y supondrá una barrera para relacionarse.    

La obesidad infantil es un factor esencial en la posibilidad de desarrollar obesidad en la edad adulta.

La OMS advierte de las graves repercusiones sanitarias y económicas de la obesidad infantil para los niños, sus familias y la sociedad en general.

Es importante educar a niños, padres, docentes y políticos sobre la importancia de comer sano y reducir los azúcares y grasas en la alimentación así como promover el ejercicio físico y reducir el sedentarismo. 

No te pierdas nuestro artículo sobre la prevención de la obesidad infantil.


Fuentes:

http://www.consultaclick.es/blog/problema-obesidad-infantil/

http://www.who.int/end-childhood-obesity/news/launch-final-report/es/

Compartir
Artículo anteriorLearning through doing – Irene Martínez
Artículo siguienteCómo prevenir la obesidad infantil
Periodista de formación, y experta en social media y marketing de contenidos por profesión. Le mueve la convicción personal de que otra forma de organizar el mundo laboral es posible, situando en el centro a las personas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here