obesidad infantil prevencion

Entre 1990 y 2014, la prevalencia del sobrepeso entre los niños menores de cinco años pasó de un 4,8% a un 6,1% en el mundo y el número de niños afectados, de 31 a 41 millones, según la OMS. En los países de ingresos medio bajos el número de niños con sobrepeso se multiplicó por más de dos en ese mismo periodo, pasando de 7,5 a 15,5 millones.

En 2014, casi la mitad de los niños menores de cinco años con sobrepeso y obesidad (48%) vivían en Asia, y una cuarta parte de ellos (25%) en África. El número de niños menores de cinco años con sobrepeso prácticamente se ha duplicado en África desde 1990, pasando de 5,4 a 10,3 millones.

España, con un 43% de los niños de entre siete y ocho años con exceso de peso, se sitúa entre los primeros puestos en las estadísticas.

La OMS llama a un compromiso político para acabar con las causas ambientales de la obesidad.

Cómo prevenir la obesidad infantil

Recomendaciones de la OMS a los gobiernos

La Organización Mundial de la Salud sugiere seis recomendaciones a los gobiernos para prevenir la obesidad infantil:

  1. Promover el consumo de alimentos saludables, por ejemplo imponiendo gravámenes eficaces a las bebidas azucaradas y frenando la comercialización de los alimentos malsanos.
  2. Fomentar la actividad física y reducir del sedentarismo.
  3. Fomentar la atención pregestacional y durante el embarazo para reducir el riesgo de obesidad en la niñez mediante la prevención del bajo y el alto peso al nacer, la prematuridad y diversas complicaciones del embarazo.
  4. Promover la alimentación saludable y actividad física en la primera infancia. Proporcionar orientaciones sobre una buena alimentación, sobre el sueño y sobre la actividad física en la primera infancia. Limitar el consumo de alimentos con alto contenido de grasa, azúcar y sal, garantizar que los niños tengan acceso a una alimentación sana y puedan hacer ejercicio en las guarderías. Además, promover la lactancia materna.
  5. Aplicar programas amplios que promuevan entornos escolares saludables, la educación sobre salud y nutrición y la actividad física entre los niños en edad escolar y los adolescentes
  6. Control del peso
Desde lo medios de comunicación

Los medios de comunicación juegan un papel muy importante en la concienciación sobre la prevención de la obesidad infantil.

Un ejemplo de ello es la campaña de concienciación 1, 2, 3 Actúa YA que ha puesto en marcha la revista Ser Padres. Su objetivo es prevenir el sobrepeso en los niños desde el embarazo de la madre y los primeros años. “Los hábitos de vida se instauran en la primera infancia e incluso desde el embarazo de la madre, por eso es tan importante actuar en esos primeros cuatro años para reducir las cifras, asentando las bases de una vida activa y una alimentación saludable desde bebés”, explican en su comunicado de prensa.

A partir del número de junio, que ya está a la venta, promoverán hábitos contra la obesidad infantil con artículos, entrevistas, recogida de firmas y otras acciones. Os invitamos a firmar su decálogo Stop obesidad infantil, de buenas prácticas en nutrición, ejercicio y entornos saludables.

En casa

Es importante que los padres sean ejemplo de buenos hábitos para sus hijos. Estos son algunos consejos a tener en cuenta para prevenir la obesidad infantil en casa:

  • Una alimentación sana, rica en frutas y verduras y pobre en azúcares y grasas.
  • Comer despacio para evitar comer más cantidad en menos tiempo.
  • Evitar los atracones de fin de semana o en vacaciones.
  • Tener unas normas y horarios.
  • Descansar bien y las horas necesarias.
  • Promover el ocio activo en familia.
  • Conciliar, porque ayuda a cumplir todos los consejos anteriores.
En la escuela

El colegio también juega un papel fundamental en la prevención de la obesidad infantil. Estas son algunas cosas que pueden hacer:

  • Enseñar hábitos saludables.
  • Ofrecer comidas saludables en los comedores escolares.
  • Prohibir la venta e incluso el consumo de bebidas azucaradas y alimentos poco saludables en las instalaciones.
  • Ampliar el número de horas de educación física.
  • Promover actividades deportivas en familia fuera del horario escolar.

A modo de curiosidad, en Estados Unidos más de 30 centros cuentan con pupitres con pedales en las aulas. Son parte del programa “Read and Ride”, que permite a los alumnos leer durante 15 minutos al día mientras pedalean. De esta forma, los niños, a la vez que ejercitan la mente, tonifican los músculos. Además, por si fuera poco disminuir el sedentarismo de los niños que pasan excesivas horas en los centros escolares, un estudio demostró que con el programa “Read and Ride” los pequeños aprenden más deprisa.


Fuentes: 

http://www.who.int/end-childhood-obesity/news/launch-final-report/es/

Foto: Pixabay

Compartir
Artículo anteriorObesidad infantil y conciliación
Artículo siguienteDiferencias salariales y cuota de presencia femenina 10ª edición
Periodista de formación, y experta en social media y marketing de contenidos por profesión. Le mueve la convicción personal de que otra forma de organizar el mundo laboral es posible, situando en el centro a las personas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here