Ir a la nieve con niños

Uno de los planes de invierno que más me gustaba de pequeño era ir a la nieve, ver ese manto blanco cubriéndolo todo y poder jugar, hacer bolas y esos muñecos de nieve que veía en los dibujos y películas y que en la realidad no eran tan fáciles de hacer.

Ahora con nuestro hijo hacemos lo mismo, el año pasado, la primera vez que descubrió la nieve, no éramos capaces de meterle en algún sitio a calentarnos un poco. Disfrutaba pisándola, oyendo el ruido que hacía bajo sus pequeños pies, tocándola y sintiendo lo fría que está. Ya con guantes, cogiendo un montón y tirándola hacia arriba, haciendo montañas y luego tirándolas. Creo que fue uno de sus días más felices.

Hoy queremos traeros unos cuantos planes que podéis hacer relacionados con la nieve tanto si no  vais habitualmente o la tenéis un poco lejos, como si sois o habéis sido habituales de las pistas de esquí.

¿Qué ponerse para ir a la nieve?

Lo primero es lo primero: Preparación. No es lo mismo ir a la nieve con niños de 2 o 3 años con los que podremos estar un rato en la nieve que con niños a partir de 4 años, edad en la que ya tienen mejor aguante físico para estar más tiempo en la nieve.

Antes de hacer nuestra escapada los factores que tenemos que tener en cuenta son el frío y el sol, por lo que necesitaremos ropa de abrigo específica para la nieve sobre todo para ellos y la crema protectora, el protector labial y unas gafas de sol.

Sobre la ropa, es fundamental utilizar ropa específica para protegerlos del frío ya que debemos elegir una vestimenta adecuada que mantenga su cuerpo seco y evite resfriados. No van a parar de correr y de sudar jugando además de tirarse bolas de nieve y tumbarse y “hacer la croqueta” en la nieve.

Desde Sapos y Princesas nos dan unas cuantas claves como por ejemplo que el mono o anorak, además de ser cómodo, sea llamativo para no perderlos de vista en ningún momento.

La braga para proteger la boca y el cuello junto al gorro que cubra hasta las orejas también es muy importante, del mismo modo que unas buenas botas que no calen y unos guantes impermeables y que tengan cintas para que se queden agarrados a las muñecas. Estos componentes son muy importantes porque por donde se pierde más calor corporal es por los pies, las manos y la cabeza.

Os recomendamos pasar por el listado completo que hacen en su web tanto para ir a esquiar como sólo a pasear por la nieve así como para el cuidado de la piel de los más peques contra el frío.

Jugar en la nieve

En la nieve se puede jugar a multitud de juegos como alternativa a esquiar u otros deportes invernales. Las opciones van desde las típicas guerras de bolas de nieve y los muñecos de nieve a tirarse encima y mover los brazos y piernas hasta conseguir la silueta de un ángel. Aquí prima la imaginación y la nieve.

Si queréis disfrutar de actividades un poco más elaboradas también podéis disfrutar de tirar por una pendiente en un flotador o rosco hinchable (tubbing), dar un paseo con raquetas como los exploradores del Ártico o disfrutar de los trineos. También hay opciones para los amantes del motor como las motos de nieve.

Deportes de nieve y otros placeres

El esquí es el rey de los deportes de invierno en todas sus variantes, pero también podemos disfrutar de la nieve haciendo senderismo o patinando sobre hielo entre otras opciones.

Reservar algún día para disfrutar de un balneario también es también un buen plan y que a más de uno le gustará. Todavía recuerdo mi primer viaje a Caldea en Andorra.

Si quereis disfrutar del esquí con vuestros hijos, en Sapos y Princesas nos dan las claves para practicar el esquí con nuestros hijos.

Dónde ir a la nieve con niños en España

Aunque para ver la nieve o ir a la nieve a jugar nos puede valer la zona de montaña más cercana que tenemos como por ejemplo en Madrid Navacerrada, Cotos, La Pinilla y el puerto de Navafría (de más a menos masificado los fines de semana y a una hora aproximadamente desde la capital), los destinos para ir en familia a la nieve dentro de nuestra geografía específicos y con instalaciones adaptadas para niños son:

Andorra

Destino de nieve por excelencia: además de ofrecer la superficie esquiable más grande de los Pirineos tiene 19 rutas cicloturistas, 42 rutas de senderismo, naturaleza por todos lados y multitud de monumentos.

Más información

Pirineo Catalán

Además de tener el primer complejo turístico familiar de España en el Valle del Boí, cuenta con múltiples estaciones de esquí adaptadas y con parques infantiles para sólo preocuparse de esquiar y disfrutar de la nieve.

Más información

Pirineos Aragones

Podemos desde pasear por la nieve con raquetas, disfrutar de un paseo en un trineo tirado por perros y deslizarnos por la nieve sobre un flotador preparado para la nieve en una pista especial, hasta aprender a construir nuestro propio iglú entre otras muchas actividades para la nieve que se proponen.

Más información

Sierra Nevada

Apostando también por el esquí en familia, dispone del parque infantil de nieve Dreamland especial para que los niños aprendan a esquiar sin riesgo alguno, así como de numerosos descuentos y forfait gratis para menores de 5 años y discapacitados de hasta 12.

Más información

Otros destinos para ir a la nieve

Aunque también según vuestra proximidad podéis ir a otras zonas o estaciones de esquí que detallamos en el siguiente enlace: Estaciones de esquí en España.

Y por nuestra parte nada más, sólo deciros que os abriguéis bien, que los abrigues mejor y ¡a disfrutar de la nieve!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here