Howard Jackson es un refugiado de Liberia que salió de su país en plena guerra civil hace 18 años. Tardó 3 años en cruzar 8 países hasta llegar a España, más de 5000 kilómetros en diferentes medios de transporte hasta afincarse en Sevilla donde vive de vender kleenex disfrazado en un semáforo. 

Su mayor sueño es llegar a ser juez y el grupo #siloshombreshablasen se ha propuesto hacerlo realidad. Para ello, tras promover el proyecto “Si Howard Jackson hablase” a través de la plataforma de crowdfunding Verkami y no conseguir los 3.000 euros que pretendían para para financiar la matrícula en las asignaturas que le faltan de primero de Derecho y los libros necesarios, han hecho frente al gasto. Los mecenas que se habían comprometido a participar han ingresado el dinero de forma voluntaria en una cuenta, sin pasar por Verkami. Además, han impreso 2.000 flyers que el propio Howard Jackson reparte en los semáforos mientras trabaja y en la UNED los días que va a clase.

Los mecenas podrán recibir el libro “Si Howard Jackson hablase”, que escribirá Víctor Sánchez, co-autor de #papiconcilia y uno de los miembros del grupo #siloshombreshablasen.

Del primer encuentro que Víctor tuvo con Howard Jackson, y tras tres horas de intensa conversación, sale el primer capítulo que podrán leer de forma gratuita todos los que donen cualquier cantidad de dinero para que el proyecto sea posible a esta cuenta: ES14 / 1465 / 0100 / 97 / 2022041793 (más detalles sobre la segunda fase del proyecto).

Entrevistamos a Victor Sánchez para saber qué le llevó a poner en marcha este proyecto.

¿Quién es Howard Jackson?

Howard Jackson es un refugiado liberiano que lleva afincado en España más de 18 años, concretamente en Sevilla capital, donde trabaja en un semáforo vendiendo pañuelos de papel, vestido con los más pintorescos disfraces que os podáis imaginar (es su pequeña “marca de fábrica” o distinción de su profesión, que suele practicar con un inusual sentido del humor y que tan fácilmente le sirve para arrancar una sonrisa en la gente que para delante de su semáforo).

¿Cómo llegó a tu vida? 

Le conocí a través del grupo de facebook #siloshombreshablasen, hace poco más de 3 meses, justo en mitad del verano.

Nos hablaron de su caso (él es muy conocido en Sevilla desde hace tiempo), y uno de nuestros miembros del grupo (Fer Fanega) se acercó a su semáforo (en mitad del trabajo y acompañado por un cliente suyo que iba con él en el coche  -¡¡¡!!!-) a pedirle el número de teléfono para poder contactar posteriormente con él, ver de qué manera le podíamos ayudar y saber cuáles eran sus sueños y  expectativas de su vida en España.

Después empezamos a investigar a través de la red, los diferentes medios de comunicación donde había salido, vídeos en YouTube, telediarios del otro lado del mundo (Australia, Japón, etc), reportajes, entrevistas e incluso algún documental premiado en festivales de cine

Nos preguntamos cómo siendo tan conocido y habiendo pasado por tantos platós de TV y diferentes medios de comunicación, tanta fama había repercutido tan poco en su calidad de vida…..

Así que, decidimos que con nosotros iba a ser diferente. No sé si le haremos (otra vez) famoso o no, pero sí tenemos claro que queremos dejarle (a él) una huella más duradera en el tiempo que las demás personas que se han acercado a su vida.

¿Qué os lleva a poner en marcha esta campaña que tendrá como resultado un libro escrito sobre él? 

En primer lugar nos llamó la atención el sueño que tenía de poder cursar los estudios de Derecho (en la UNED), de los cuales, por su cuenta, ha llegado a aprobar 3 asignaturas ya, aunque la escasez de dinero para matricularse y disponer de libros, haya hecho que lo haya logrado en un período de tiempo no tan corto como a él le hubiera gustado.

Estuvimos hablando una segunda vez con él, en persona, una mañana de julio durante un par de horas, y nos sorprendió que a nuestro inicial ofrecimiento de ayuda no nos “pidiera” un trabajo, una casa más acondicionada o cualquier otra aspiración “material” que hubiera sido del todo comprensible por su parte.

En honor al recuerdo de su padre (que también emigró, en su caso a los EEUU para estudiar) y a las aspiraciones de él mismo, su gran sueño por encima de todo es llegar a ser Juez algún día.

No se conforma con licenciarse en Derecho y ser “solo” un abogado. Quiere llegar a ser JUEZ, porque una de sus aspiraciones vitales es llegar a ser parte activa de las personas que EJERCEN LA LEY, para ser más equitativo y justo con esas personas que, como él, no tienen acceso a una vida medianamente digna…

Por supuesto, a medida que hablábamos con él y sabíamos más de su vida, empezamos a pensar que no nos podíamos conformar con intentar recaudar el dinero que necesita para cursar sus estudios, necesitábamos hacerle algo más de justicia y poner en un libro una historia fascinante digna de ser contada y difundida como se merecía.

¿Por qué os habéis decantado por Verkami?

Tanto Justo Fernández como yo (las dos personas que hemos puesto en marcha este proyecto de una manera más directa, aunque haya mucha gente a nuestras espaldas ayudándonos de muy diversas maneras) teníamos claro, porque la conocíamos de primera mano, que la web de crowfounding Verkami era la plataforma ideal para un proyecto como éste, tanto por su reconocido prestigio a nivel nacional en cuanto a este tipo de plataformas de desarrollo de proyectos a través de mecenazgos particulares, como por la transparencia, seriedad y seguridad que a efectos de recaudación de dinero podía tener en las personas de fuera del grupo SLHH que no nos conocieran personalmente y que demandaran un proceso de recaudación de dinero transparente y con todas las garantías.

¿Cuál es la mayor enseñanza que te has llevado hasta ahora de Howard Jackson?

La primera gran enseñanza que nos dejó Howard Jackson cuando fuimos por primera vez a visitarle a Sevilla fue la eterna sonrisa y optimismo con el que afronta su “día a día”.

Es contagioso su carácter positivo y fuerte personalidad y difícil de entender para mentalidades occidentales, donde a la primera de cambio a veces “pecamos” de hundirnos anímicamente cuando pequeños problemas (que a nosotros nos parecen más importantes) parecen superarnos.

Escuchando sus testimonios y sus vivencias, uno se siente tremendamente “pequeño” a su lado y nos da la sensación de que en más de una ocasión nos quejamos, sino de vicio (que es una expresión con la que no estoy en absoluto de acuerdo), sí por haber perdido en cierta manera la objetividad para saber apreciar todo lo que tenemos y todo lo que no nos ha faltado en nuestras vidas (hablo de las cosas más básicas), simplemente por haber nacido en un país tan privilegiado en muchas cosas como es España.

¿Cómo concilias este proyecto (y sus escapadas a Sevilla) con la paternidad? ¿Cómo lo están viviendo tus hijos? 

De momento bien, jajajaja.

Me los llevo siempre de viaje conmigo y, si en algún momento necesito dejarles con alguien porque ya son demasiados kilómetros en coche para ellos, tengo una persona de confianza que se encarga de cuidarles y de hacerles pasar un buen rato (tanto, que mis hijos no me suelen echar mucho de menos el tiempo o las horas que paso sin ellos).

Así que, bien. Muy bien.

Mis hijos lo están viviendo y sintiendo desde su infinita generosidad y visión de la vida. Recuerdo la primera vez que intenté (en el coche, de viaje a Sevilla) explicarle a mi hijo mayor (10 años) el proyecto en el que estaba metido su padre… Me interrumpió para decirme que quería ayudarle dándole cinco euros de su hucha…… Me dejó sin palabras.

Con la de esfuerzo que nos cuesta intentar un gesto similar o parecido en muchos adultos con trabajos bien remunerados y con dinero en sus cuentas corrientes, me chocó que un niño que cuenta con poco dinero en su hucha le fuera tan “sencillo” colaborar con una causa como ésta.

Lo dicho, la infinita y espontánea generosidad de los niños, de la cual, nunca aprenderemos lo suficiente.

¿Por qué Howard? ¿Será solo el primero de un grupo de personas a los que cambiéis la vida  desde #siloshombreshablasen y cambien nuestras vidas?

Howard Jackson es el primer gran proyecto de carácter solidario y humanitario en el que nos hemos implicado como grupo de una forma seria e importante.

Hemos decidido, porque así es el planteamiento del grupo #siloshombreshablasen desde que nació hace ya más de un par de años, pasar a la acción.

Concienciar y dar a conocer una nueva forma de ver la masculinidad y la paternidad consciente está muy bien y hace mucha falta. Pero también es necesario traspasar esa pequeña frontera de la concienciación y traducir buenas intenciones en hechos reales y tangibles.

En eso estamos, con muchas ganas de que el proyecto #siloshombreshablasen crezca de manera exponencial y podamos abarcar todo lo que nuestras cabezas llevan tiempo dando forma.

¿Cuánto tiempo llevas en #siloshombreshablasen? ¿Cómo llegaste al grupo? ¿Qué te ha aportado? 

Llevo aproximadamente unos 8 meses. Llegué al grupo presencial de La Cocinita y al grupo de facebook a la par (no recuerdo cuál de ellos fue antes) y conocí de manera directa a Javier de Domingo un miércoles por la tarde del mes de febrero.

Hicieron falta un par de reuniones o charlas quincenales para acabar de enamorarme de un proyecto, de una idea, de una persona y de un sentir que de repente se mostró ante de mí de una forma aplastantemente rotunda.

Llegué al grupo buscando padres con hijos en similares situaciones familiares a la mía, con el único fin de ampliar mi reducido círculo de amistades para compartir planes de ocio de fin de semana y me encontré cambiando mi vida y dando un giro de 180 grados a la educación y crianza de mis hijos y a mi relación con ellos.

He conocido durante todo este tiempo a padres y madres que respetan los ritmos de crecimiento de los hijos.

Les he visto consolar, dialogar y acompañar en los momentos más difíciles, en los que sus hijos demuestran o expresan sus pequeñas “frustraciones” de una manera calmada y respetuosa, como nunca antes en mi vida, en mi entorno, había visto.

He visto todo eso y me he dicho para dentro que “yo quiero ser un papá como esos”, y lo que es más importante, mis hijos demandan y necesitan un papá así….

Así que ese es mi particular trabajo de todos los días desde que descubrí esta maravillosa iniciativa.

Seguir observando, seguir aprendiendo y seguir mejorando como persona, hombre y padre.

Eso es #siloshombreshablasen.

Quiero ser mecenas del proyecto Si Howard Jackson hablase

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here