Tu corazón te dirá cómo conciliar – Justo Fernández

1
907

justo-fernandez

Justo Fernández

Nacido en 1965

1 hijo (2004)

@JustoInjusto

Yo no soy capaz de revivir y recordar la experiencia de bañar a mi hijo cuando era bebé. Y tampoco hace tanto de eso, porque mi hijo Manuel tiene 11 años. Y mi falta de memoria vivencial no se debe a que no lo hiciera nunca, porque de cuando en cuando lograba llegar a tiempo a casa, sino porque cuando lo hacía, yo tampoco estaba allí.

Pues empiezas bien, Justo, diréis. Y yo estoy de acuerdo: No, no empecé nada bien. Aquellos eran tiempos de ambición egoica y personal.

Identificado cuasi patológicamente con mi trabajo (directivo de medio pelo en una multinacional), para mí estaba claro qué era lo único importante: tan profesional eres, tanto vales. Así que mi autoestima estaba escrita en formato de Curriculum Vitae, donde un recién nacido y una paternidad novata no tenían cabida. Por entonces para mí la conciliación era cosa de mujeres y de algún díscolo de mi equipo que me ponía enfermo.

Pero no se puede andar desconectado de la esencia de uno mismo durante demasiado tiempo. Es como andar a ciegas, perdido, alienado, frío, vacío por dentro. Y te acabas estrellando justo contra la vida que te estás perdiendo.

Os quiero ahorrar aquí los detalles del estropicio, eso es otra larga historia. Quedaos con la buena noticia: Poco o poco, o de repente (no lo sé), desperté. Y por eso ahora sí que puedo hablar con la alegría de la experiencia, de Conciliación y Paternidad. Pero no como una lista de fórmulas, recomendaciones y consejos (eso es intelectualidad), sino como lo que es: una manera de mirar la vida, tu propia vida.

Siento que la clave está precisamente en re-conectar(se) con uno mismo, en rearmar tu interior recolocando el orden de lo esencial (¿Recordáis la metáfora de las piedras grandes, la grava, la arena y el agua? Pues eso). Fijaos, yo no “concilio” por mi hijo, lo hago por mí.

Y no se trata sólo de Conciliar en el trabajo, eso sería deshonesto postureo, se concilia en todo lo demás: con tus amigos, con tus amigas, con tus KDDs, con tus eventos, con tus sueños, con tus aficiones, con tu smartphone, con tu Facebook …. Ahora ya tu paternidad y tu hijo forman parte de ti, y para amarte sanamente ya no los quieres abandonar.

Y con las piezas colocadas en su sitio, por fin tu “conciencia” te deja de incordiar y todo va saliendo de manera natural. Porque Conciliar es lo natural. En el trabajo dices que tú te vas cuando acabe tu jornada. Y punto y pelota. Dices que ciertos días vas a tener tutorías con el profe. Y punto y pelota. Y que no se te olvide que en la Escuela también hay fiesta trimestral. A tus amigos les dices que a esa barbacoa vas con tu hijo. Y punto y pelota. Y los sábados por la mañana vas a llevar a tu hijo a su partido de fútbol (hablando de pelotas). Y si te entra una llamada de tu jefe cuando estás con los deberes del chaval, pues le cuelgas, y mandas un whatsapp diciendo que luego le llamas. ¡Ah! Y el Facebook siempre, siempre, siempre puede esperar.

Y así con todo. Día tras día, caso por caso, momento a momento, aquí y ahora tu corazón te dirá cómo Conciliar. Porque si le escuchas, tu corazón lo sabe. Y yo aprendí a escuchar.

P.S. Igual que la Paternidad, todo se puede Conciliar, sólo hace falta que sinceramente para ti sea esencial. La magia de la vida le dará a lo que amas el tiempo y el espacio.

1 COMENTARIO

  1. Qué bien Justo. Y qué bueno que compartas tu experiencia, tiene doble o triple valor de lo que tiene algo contado desde la teoría.
    Me encanta la frase “… porque cuando lo hacía, yo tampoco estaba allí.”
    Un abrazo

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here