Mitos de la lactancia materna

La ponencia Mitos de la lactancia materna, impartida por la matrona Julita Fernández, fue la que más me gustó de las que escuché el sábado pasado en la I Jornada de puertas abiertas de lactancia materna y porteo organizada por el Hospital Universitario Quironsalud de Madrid, en Pozuelo, una jornada a la que me habría gustado asistir en mis últimos meses de embarazo o durante el primer mes de vida de nuestro hijo. La sala estaba a rebosar de embarazadas y madres primerizas, e incluso alguna madre que esperaba el segundo hijo y pretendía mejorar su experiencia.

Durante la jornada también se habló de los beneficios de la lactancia materna y recomendaciones de la OMS, de la anatomía y fisiología de la mama durante la lactancia, de técnicas y posturas de lactancia materna, de las dificultades en la lactancia materna, de lactancia y trabajo, alimentación mixta y extracción y conservación de leche materna, lactancia materna en niños enfermos y prematuros, lactancia y medicamentos y porteo. Además cinco madres compartimos nuestra experiencia con la lactancia materna.

Mitos de la lactancia materna

  • “No tengo suficiente leche. Además las mujeres de mi familia no han podido amamantar”. MITO. La cantidad de leche la produce el contacto piel con piel y la succión del bebé. 
  • “Mi leche no vale”. MITO. La calidad de la leche solo se altera en casos extremos como la hambruna del tercer mundo.
  • “Con los pechos pequeños no se puede amamantar”. MITO. Puedes sacarte la leche para ver cuánta leche hay, aunque no hay mejor sacaleches que un bebé.
  • El pecho cada tres horas y 10 minutos de cada pecho”. MITO. Cada niño es distinto. no todos los niños encajan en cada patrón. Mi pediatra me recomendó que le diera cuando pidiera pero nunca antes de 2 horas (porque eso era que me estaba usando como chupete y podía provocarle cólicos) ni después de 4 horas porque los bebés no pueden pasar más de 4 horas sin comer. Esto me llevó a tener bastante dolor en el pecho durante los primeros meses porque por la succión de los 20 minutos el pecho se llenaba mucho y no se descargaba hasta que el reloj lo marcaba y no hasta que mi hijo lo demandaba. Tuve varias ingurgitaciones hasta que empecé a dar el pecho a demanda, aunque ninguna fue tan fuerte como la del primer día, cuando todavía no se habían abierto los conductos, y no les di importancia.
  • “Si pide mucho pecho o llora mucho es que se queda con hambre”. MITO: La media de demanda durante los primeros meses son 9 veces al día. Además los bebés lloran por muchos otros motivos (miedo, frío, sueño…) y el pecho les da consuelo porque les aporta la seguridad de mamá a la que estaban acostumbrados cuando estaban en el vientre materno.
  • “Dar el pecho cuando el niño es mayor genera dependencia”. MITO: Favorece el apego y conocerá el mundo con más tranquilidad. Le da seguridad.
  • “Los niños que maman no saben dormir por las noches”. MITO. Hormonalmente estamos preparadas para las tomas nocturnas. Además las tomas nocturnas ayudan a la conciliación de la lactancia materna con el trabajo y previene de la muerte súbita que se produce durante las fases de sueño profundo.
  • “El bebé necesita agua porque si no se deshidrata”. MITO: ¡Cuántas veces habremos oído esta frase y habremos tenido que dar explicaciones apoyadas por la recomendación de nuestra pediatra de no dar agua hasta los 6 meses. Julita Fernández explicaba que el bebé no necesita nada más que leche durante los primeros 6 meses. Ni agua ni infusiones. Además el riñón no está todavía preparado.
  • “Tienes que tomar mucha leche para tener leche”. MITO. Hay que alimentarse bien en general.
  • “Hay alimentos como los espárragos que no puedes tomar porque hacen que el bebé rechace el pecho”. MITO. Todo lo contrario. Los alimentos con sabores más fuertes hacen que el bebé se acostumbre a distintos sabores. Lo único que desaconsejó Julita Fernández en su charla fue la cafeína porque puede afectar al hígado todavía en desarrollo del bebé. Si se quiere tomar, recomienda hacerlo co moderación y nunca antes de dar el pecho.
  • “No puedes tomar medicamentos”. MITO: Pasa una cantidad muy pequeña a la leche que ingiere el bebé. Hay muy pocos medicamentos que no se pueden tomar. Ante la duda, consultar con el médico, farmacéutico, e-lactancia o llamar al siguiente teléfono: 913941594
  • “A partir de los 6 meses es agua”. MITO. El bebé necesita otras cosas que complementen pero el pecho sigue siendo el alimento principal. 
  • “Si la mamá está embarazada debe dejar de dar el pecho”. MITO. Aunque la leche cambia de sabor y a veces es el motivo del destete voluntario del niño.
  • “Una vez que la mujer pierde la leche, no se le puede relactar”. MITO. Tras el huracán Katrina muchas madres optaron por relactar a sus hijos, dada la inexistencia de agua potable, y lo consiguieron. Mejor ejemplo que este no creo que haya.

Julita Fernández terminaba su ponencia con tres consejos que comparto. El primero y más importante, creer en nosotras mimas: somos mamíferas y estamos preparadas para dar el pecho a nuestros hijos; el segundo, rodearte de otras madres que hayan tenido experiencias de lactancia exitosas y duraderas; y por último, consultar a la matrona.

Compartir
Artículo anteriorEntrevista a José María Fernández-Crehuet
Artículo siguiente20 padres y un hijo, un libro de siloshombreshablasen
Periodista de formación, y experta en social media y marketing de contenidos por profesión. Le mueve la convicción personal de que otra forma de organizar el mundo laboral es posible, situando en el centro a las personas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here