Deberes escolares a debate en la sede del PP

por -
0 241
deberes escolares a debate

El pasado 14 de noviembre el PP nos volvió a invitar a su Sala de tuits, en esta ocasión para llevar los deberes escolares a debate. El objetivo que persigue el PP con estos encuentros es tener un contacto más directo con la gente a través de influencers en determinadas materias. Nuestro interlocutor fue una vez más Alberto San Juan, director general de la familia y el menor de la Comunidad de Madrid. 

“Creemos en el esfuerzo y en el mérito, pero apostamos por la familia y hay que hacerlo de forma conjunta. Hay quien piensa que debe haber deberes y quien piensa que no. Las jornadas escolares son muy largas y los niños terminan agotados. Para muchos los deberes son como las horas extras en un trabajo. Para otros, una forma de inculcar buenos hábitos y valores”.

Así introducía Alberto San Juan el debate sobre los deberes escolares.

A partir de nuestros comentarios, se elaborará un listado de argumentos para hacérselos llegar al Gobierno Regional, que está trabajando en un acuerdo para la transformación educativa.

Los deberes escolares dificultan la conciliación familiar

Fuimos los primeros en intervenir. Pusimos encima de la mesa que el problema no son los deberes escolares, sino las dificultades para conciliar de la sociedad actual. Los progenitores trabajan jornadas interminables y tienen que encontrar una solución para tener a sus hijos entretenidos cuando terminan las clases. En muchos casos les apuntan a extraescolares, haciendo también interminable y agotadora la jornada de sus hijos. Entre otros motivos, los deberes también se ponen con este fin.

Si cuando tanto padres como hijos por fin llegan a casa además tienen que hacer deberes, no solo rematan al niño sino que además le roban el poco tiempo que tiene para estar con sus padres. ¿Queremos decir con esto que habría que eliminar los deberes escolares? No, porque también creemos que son necesarios para asentar conocimientos, aprender a gestionar el tiempo, fomentar un hábito de estudio y también la responsabilidad. “No hay que ayudar a los niños a hacer los deberes. Son la forma de evidenciar ante la profesora que algo no se ha entendido. El problema es que los niños tienen miedo a la reprimenda de la maestra”, exhortaba Begoña Ladrón de Guevara, presidenta de COFAPA.

Los deberes escolares ponen de manifiesto de nuevo que la dificultad para conciliar es un problema de Estado que debemos solucionar. Y para solucionarlo, hay que poner a los niños en el centro. “Un niño de primaria tiene que estar con su familia, despertar sus intereses artísticos, deportivos, cultivar sus valores…”, explicaba Nadia García, secretaria de la Red de municipios por la familia. “Hay que dejar que los niños jueguen. Hasta sexto se puede pasar sin deberes”, añadía Eva Bailén, autora del libro “Cómo sobrevivir a los deberes de tu hijo”. Contaba que se decidió a lanzar una petición por una racionalización de los deberes en change.org que ya cuenta con 200.000 firmas porque su hijo de 10 años se pasaba tres horas diarias haciendo deberes.

Para Susana Morcuende, de Yo soy tu madre, la solución pasa por educar a las empresas y para ello los partidos políticos deberían legislar incentivando a compañías que faciliten la conciliación y mostrar e incluso premiar buenas prácticas de empresariales.

Deberes no, trabajo personal sí

Añadimos que los deberes escolares deberían ser sustituidos por trabajo personal, como sugería nuestra colaboradora Patricia Linares en su post ¿Deberes sí, deberes no? Un trabajo personal inspirador, que fomente la creatividad y el emprendimiento, que motive al alumno, unos deberes que sean sustituidos de forma natural por “quereres”.

El problema es que hay padres que tienen miedo a que sus hijos fracasen si se suprimen los deberes.

Deberes racionales

También se puso encima de la mesa que los deberes deberían ser racionales, con criterio y adaptados a cada edad, incluso a las necesidades de cada niño. ¿Pero cómo se consigue esto con las ratios actuales?

Eva Bailén sugería que el centro educativo informe sobre su política de deberes para que los padres puedan elegir sabiendo a qué se atienen y que exista una coordinación de los profesores y un calendario de deberes a largo plazo (no para el día siguiente) para que las familias puedan organizarse. Claudia Caso, de Workandlife, añadía que los deberes deben tener un objetivo claro y que el niño lo sepa. 

Familia y colegio unidos

Es importante que familia y escuela remen juntos y en la misma dirección. “Cuando existe conexión entre familia y escuela los problemas son mínimos”, comentaba Susana García, directora de Fames.

“Las familias tienen que empoderar al profesor. Le hemos quitado la autoridad. En España la profesión de maestro está denostada”, criticaba Begoña Ladrón de Guevara. “Las huelgas de deberes no sirven de mucho. Solo quitan la autoridad al profesor”, concluía Alejandro Gordon, director de comunicación de The family watch.

Por último, se comentó que las tutorías deberían ser momentos reglados para que ambos progenitores tengan permiso de sus empresas para poder asistir. “Permiten crear un vínculo entre padres y profesores que facilita mucho las cosas cuando crecen los hijos”, explicaba la presidenta de COFAPA, a lo que Alejandro Gordon añadió que los funcionarios tienen por ley una bolsa de horas para tutorías y se debería hacer lo mismo en la empresa privada.

Periodista de formación, y experta en social media y marketing de contenidos por profesión. Le mueve la convicción personal de que otra forma de organizar el mundo laboral es posible, situando en el centro a las personas.

SIN COMENTARIOS

Dejar un comentario