guía de conciliación para la comunidad escolar

La Guía de conciliación para la comunidad escolar recoge los resultados de los talleres de sensibilización en materia de conciliación para comunidades escolares realizados dentro del programa “Hora de conciliar”, subvencionado por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Esta guía ha sido presentada por la Comisión nacional para la racionalización de horarios españoles (ARHOE) en un acto celebrado en USO (Unión Sindical Obrera) en el que hemos tenido el placer de participar como ponentes. Hemos querido insistir en por qué la conciliación debería ser un asunto de Estado y la importancia que tiene en concreto la conciliación en el ámbito personal. Nuestro colaborador César de la Hoz, psicólogo y mediador escolar, se ha centrado en la importancia que tiene la conciliación en los niños.

Guía de conciliación para la comunidad escolar

El objetivo de esta Guía sobre conciliación para la comunidad escolar es servir de apoyo a alumnos, educadores y padres, para promover la conciliación, corresponsabilidad, igualdad efectiva entre hombres y mujeres y la racionalización de horarios.

La actividad principal del programa “Hora de conciliar” han sido unos talleres de sensibilización que, tras presentarse a 1200 colegios, solo se realizaron en cuatro de Madrid y Sevilla, llegando a un total de 600 alumnos de primaria y 625 de secundaria y 40 padres. “Todos los colegios se mostraron interesados pero luego no encontraron tiempo para hacer los talleres”, comentaba Paz Ulloa, secretaria técnica del programa “Hora de conciliar”.

Gloria Moreno, tallerista, ha explicado cómo se desarrollaron los talleres. En los dirigidos a alumnos se hizo especial hincapié en acabar con los estereotipos de género, tanto aplicados al reparto de tareas en casa como a la elección de profesión o actividades de ocio y tiempo libre. Al profesorado se le formó sobre igualdad de trato y oportunidades, coeducación e inclusión, aspectos en los que reconocieron que no habían tenido formación. Por último, los talleres con padres derivaron en debates sobre las dificultades para conciliar la vida laboral con la familiar. “A las empresas les sale caro aplicar medidas de conciliación, pero ¿cuál es el coste de no tenerlas?”, reflexionaba Gloria Moreno.

La guía está estructurada en varios apartados: conceptos, proyecto (metodología, talleres y resultados), buenas prácticas y enlaces recomendados.

Necesidad de conciliación en la comunidad escolar

José Luis Fernández Santillana, director del Gabinete de Estudios de USO, reflexionaba sobre la necesidad de conciliación de cada uno de los perfiles que forma la comunidad escolar:

  • Los padres tienen que poder atender las tutorías de sus hijos, que suelen ser en horario laboral. Proponía un permiso retribuido una vez al trimestre para poder atenderlas.
  • Los profesores también tienen vida. Prolongar las jornadas para que los padres puedan atender a su trabajo lleva a que los profesores no puedan atender a su vida. Es una reacción en cadena.
  • Por último, los alumnos necesitan pasar tiempo con sus padres y acostarse pronto.

Deberíamos pensar qué se puede hacer por cada uno de ellos a la hora de pensar medidas para la comunidad escolar.

José Luis Casero, presidente de ARHOE, ha recordado que la conciliación es un derecho fundamental y que tenemos que defenderla para los niños ya que ellos no tienen derecho al voto y son quienes gestionarán nuestro mundo en el futuro.

Consecuencias de las dificultades para conciliar en los niños

César de la Hoz, psicólogo y colaborador del movimiento #mamiconcilia,  contaba a partir de su experiencia como mediador escolar, los problemas con los que se encuentra. “Hay muchos niños que se sienten solos y necesitan hablar. Gracias a la película ‘Del revés’ ya reconocen las emociones principales y son capaces de expresar que están tristes porque no ven a sus padres. Antes me costaba un mes que fueran capaces de reconocer que estaban tristes o enfadados”.

Recordábamos uno de los dibujos del concurso ¿Cuánto tiempo tienes para mí? en el que aparecía una niña dándole un beso de buenas noches a su osito, en el que había pegado una foto de su madre. El titular rezaba: “No estoy loca. Estoy sola”.

César contaba que hay muchos niños que desayunan y comen en el cole. Entran a las 8:00 y empalman extraescolares hasta llegar a casa a las 20:00 pm para irse a dormir a las 21:00. Hay muchos padres que no ven a sus hijos entre semana. Están todo el día trabajando y no existe ningún vínculo entre ellos. “Las Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos deberían ser Asociaciones de Abuelos y Tíos de Alumnos”.

La televisión, internet, las redes sociales y el móvil son los nuevos socializadores. La relación con muchos padres es a través del Whatsapp. No existe un tiempo de calidad para los niños. El aspecto humano está perdiendo importancia.

El horario que tienen muchos padres para estar con sus hijos es a partir de las 22:00. Entonces se sientan a ver la tele en familia. Se acaban acostando a la 1:00, después de haber visto programas en televisión que no son aptos para menores. Al día siguiente estos niños están agotados y se duermen en clase. “No les despertamos. Es triste. Se siguen poniendo a primera hora Matemáticas y Lengua porque se supone que están más frescos pero en realidad están dormidos”.

Algunas consecuencias de la ausencia de los padres que experimentan los niños son cambios conductuales, pérdida de atención, hiperactividad…

Buenas prácticas de conciliación en la comunidad escolar

Paz Ulloa citaba algunas buenas prácticas detectadas en la comunidad escolar:

  • existencia de una coordinadora de igualdad que impulsa la igualdad y vigila que no se produzcan desigualdades en el ámbito escolar.
  • promover juegos cooperativos, no sexistas.
  • tener un delegado y una delegada por clase.
  • celebrar días clave como el Día de la Mujer, el Día de la igualdad salarial, el Día de la mutilación genital femenina, etc.
  • juegos de intercambio de roles que facilitan ponerse en la piel de otro.
  • taller cuidar y cuidarse, para aprender a planchar, lavar, tender, coser un botón, cambiar un pañal, cambiar un enchufe…
Compartir
Artículo anteriorIniciativas audazes – Ana Orantos
Artículo siguiente¿Podemos pasar más tiempo con nuestros hijos?
Periodista de formación, y experta en social media y marketing de contenidos por profesión. Le mueve la convicción personal de que otra forma de organizar el mundo laboral es posible, situando en el centro a las personas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here