Permisos iguales e intransferibles de nacimiento y adopción

Permisos iguales e intransferibles de nacimiento y adopción

Como vimos en nuestro cuadro resumen de medidas de conciliación propuestas por los distintos partidos políticos para las elecciones del 20D, las principales formaciones proponían una equiparación progresiva de los permisos parentales, en la que se veía una clara influencia de la PPiiNA, plataforma por Permisos iguales e intransferibles de nacimiento y adopción,  aunque cada partido lo entendía a su manera.

Ante la inminencia de las elecciones del 26J, la PPiiNA organizaba una rueda de prensa y posteriormente un evento dirigido a la ciudadanía para explicar los detalles de su propuesta y la trampa que esconde la ampliación de los permisos si no son intransferibles.

España sigue sin formar Gobierno y se habla de unas terceras elecciones. La PPiiNA considera que nos encontramos ante un momento histórico para conseguir que cale su propuesta. El 10 de septiembre de 2016 envía una carta al Congreso, firmada por más de 150 personalidades entre las que nos encontramos, exigiendo unos permisos de maternidad y paternidad iguales, intransferibles y pagados al 100%.  Es solo una más de tantas acciones llevadas a cabo por la PPiiNA para conseguir su objetivo.

El 18 de octubre de 2016 se convirte en un día histórico, un día para recordar, el día en el que el Congreso en Pleno aprueba una proposición no de ley para igualar los permisos de ambos progenitores, siendo estos iguales, intransferibles y pagados al 100% como propone la PPiiNA.

Situación actual de los permisos en España

Actualmente las madres cuentan con un permiso intransferible obligatorio de seis semanas y los padres con un permiso intransferible voluntario de dos. Un 80% de los hombres hace uso de él. Estas semanas están concebidas en ambos casos para la recuperación de la madre.

Las 10 semanas restantes, para la crianza del bebé, son transferibles y voluntarias. La brecha salarial y el reparto tradicional de roles hacen que la mujer sea habitualmente la que hace uso del permiso voluntario transferible, lo que acaba provocando una situación de desigualdad desfavorable a la mujer en el mercado laboral.

Además en parejas del mismo sexo, en el caso de tratarse de dos mujeres, una de ellas tendrá que coger el permiso de paternidad renunciando a sus derechos como madre, y en el caso de parejas de dos hombres tendrán que compartir el permiso de maternidad.

Permisos iguales e intransferibles 

La PPiiNA propone que los permisos sean iguales, intrasferibles y pagados al cien por cien para ambos progenitores. Hablan de un “permiso parental inicial” de dos semanas obligatorio para ambos y de un “permiso parental para la crianza” de 14 semanas más para cada uno voluntario e intransferible, a disfrutar durante los primeros 12 meses del bebé. Si no lo coges, lo pierdes (y tu bebé también). Pero si ambos progenitores deciden disfrutar de su permiso íntegramente el bebé podrá estar atendido por sus progenitores durante los primeros ocho meses de vida, lo que supone una mejora sustancial con respecto a la situación actual. La PPiiNA también piensa que los permisos de maternidad son cortos, pero no quieren alargarlos “ni un minuto hasta que se iguale al de paternidad”.

Los niños estarán criados desde su nacimiento en igualdad por imitación y desde el ejemplo. Verán que sus papás cuidan igual de ellos que sus madres. Por otro lado, los empresarios no tendrán la tentación de discriminar a las madres frente a los padres por su “larga” ausencia tras el parto.

En Islandia, que es el país más avanzado en esta materia, los padres tienen tres meses de permiso y lo cogen para cuidar a sus bebés. No cogerlo está mal visto. Los hombres se capacitan para los cuidados que luego aplican también a sus mayores. Los permisos iguales e intransferibles repercuten positivamente en toda la sociedad.

Para que esta propuesta pueda ser llevada a cabo, la PPiiNA propone que cada año se incrementen en dos semanas los permisos para el padre. De esta forma, en cinco años los permisos serán iguales, intransferibles y pagados al 100% para ambos progenitores. “Es una ley progresiva por una razón social, pedagógica, más que presupuestaria, para que ciudadanos y empresas se adapten”.

El coste de la reforma, aproximadamente 100 millones de euros por cada semana adicional, es una excusa fácil para algunos partidos políticos. Sin embargo, es el mismo coste que “un kilómetro de AVE, 20 veces menos que el gasto fiscal por tributación conjunta (o sea, las desgravaciones por esposa dependiente); o seis veces menos que la deuda de los grandes equipos de fútbol con Hacienda), por poner solo algunos ejemplos”, argumenta la PPiiNA.

18 de octubre: un día histórico para los permisos

La propuesta de la PPiiNA es defendida en el Congreso por Sofía Castañón, de Podemos. 173 personas votan a favor, solo 2 en contra y 164 se abstienen (del PP, Ciudadanos y Foro de Asturias). En consecuencia, el Congreso solicita al Gobierno en funciones que establezca un calendario de ampliación del permiso de paternidad desde las dos semanas hasta igualar las 16 de la madre y para empezar que se incluya en los próximos presupuestos la prolongación del permiso de paternidad de los 13 días actuales a cuatro semanas.

El siguiente paso es convertir esta voluntad en ley. Hasta conseguirlo, la PPiiNA recuerda que no hay que bajar la guardia para que no nos la cuelen. La trampa más peligrosa son, según advierten, los permisos trasferibles.

Nuevo jarro de agua fría

El 8 de marzo de 2017 el Gobierno vetó la Propuesta de Ley llevada al Congreso por Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea, argumentando que costaría más de 2.000 millones de euros. La PPiiNA asegura que estos números son falsos y están inflados.

¿Qué trampa esconden los permisos transferibles?

La mayoría de los partidos recogían en sus programas electorales la mejora en los permisos parentales. Unidos Podemos asumía totalmente la propuesta de la PPiiNA. El PP decía que lo haría cuando la situación económica lo permitiera. No es prioritario para ellos como han demostrado en sus años de legislatura. En el PSOE se comprometían a conseguir las cuatro semanas para los padres según lo aprobado por ley “y después ya veremos”. Y tras el pacto con Ciudadanos, se quedaba con la propuesta de Ciudadanos.

La PPiiNA insiste en que el permiso parental es el único derecho social transferible a día de hoy.

Ciudadanos, que es el que entraba más en detalle y por tanto parecía tener una apuesta más firme y atractiva sobre el tema de los permisos parentales, proponía 26 semanas totales de las cuales 8 serían obligatorias para cada progenitor. Las otras 10 disponibles serían transferibles para la “libre elección de la familia”.

La PPiiNA advierte que tras esa propuesta, que parece venderse sola porque supone un aumento general de los permisos parentales para ambos progenitores, hay un riesgo claro de incremento de la desigualdad entre hombres y mujeres porque al haber 10 semanas trasferibles seguirán siendo las mujeres las que se sientan con la obligación social de cogerlas, alejándose dos semanas más del mercado laboral, y los hombres los que estén presionados por las empresas y el entorno para cedérselo a las madres, renunciando a su derecho a cuidar de sus hijos.

Según nos hizo saber la PPiiNA, enviaron información a Ciudadanos para hacerles entender que los permisos deben ser iguales e intransferibles. Sin embargo, Ciudadanos no modificó su propuesta. Por eso, lanzaron esta campaña en Twitter.

Periodista de formación, y experta en social media y marketing de contenidos por profesión. Le mueve la convicción personal de que otra forma de organizar el mundo laboral es posible, situando en el centro a las personas.

ARTICULOS RELACIONADOS

SIN COMENTARIOS

Dejar un comentario