Domingo 12 de diciembre, 8:55: la gente se agolpaba a las puertas del Teatro Nuevo Alcalá de Madrid esperando el comienzo de la tercera edición de Gestionando hijos, un evento creado por Leo Farache, socio fundador de Educar es todo, cuyo lema es “saber más para educar mejor”. Era el broche de oro a una semana de talleres sobre educación en diferentes localizaciones de Madrid y con la implicación de distintas empresas.

Tercera edición de Gestionando hijos

He tenido la suerte de asistir a las dos ediciones anteriores, la primera en el Kinépolis de Madrid, en la que conocí a la gran Catherine L’Ecuyer, que tanto me ha influido, y la segunda en Barcelona

Esta vez acudía acreditada, así que estaba rodeada de otras periodistas y blogueras de maternidad. En cada sitio, nos esperaba una bolsa de Delinas para asegurarnos el almuerzo y una bolsa con otros detalles: El libro “aprendizaje emocionante”, de Begoña Ibarrola, un llavero del Club fnac junior, unas pegatinas y un descuento de Royal Caribbean, una libreta y un boli de Bankia… Leo Farache sabe cuidar y ganarse a sus empresas patrocinadoras.

A varios de los ponentes de esta tercera edición de Gestionando hijos los había escuchado en ocasiones anteriores: Javier Urra, Álvaro Bilbao, Fernando Botella, Heike Freire y Carles Capdevilla.

Esta tercera edición de Gestionando hijos copresentaron Leo Farache y la presentadora de televisión Luján Argüelles, que tiene una hija de cinco meses.

El vínculo del amor

El primero en intervenir fue Javier Urra. Impactante como siempre la ponencia del que fuera el primer defensor del menor, cuyo tema principal fue el vínculo del amor, ese que nos hace olvidarnos de nosotros mismos, ese amor desinteresado que probablemente solo se da entre padres e hijos. “Esta sociedad es muy yo, yo, pero lo que importa es el tú. El que no sabe lo que siente el otro pierde. Amar es dar”, afirmaba Javier Urra.

Cuidar el cerebro de nuestros hijos

A continuación intervino el neuropsicólogo Álvaro Bilbao, quien dio cuatro claves para cuidar el cerebro de nuestros hijos, ya que los hábitos saludables para el cerebro se aprenden desde la infancia: el afecto, el ejercicio físico, una nutrición neurosaludable y la gestión del estrés. “Hay muchos niños estresados. Los niños tienen que tener pocas extraescolares, pasar mucho tiempo con sus padres, jugar libremente”, recomendaba Álvaro Bilbao.

El ponente nos hacía ver cómo han cambiado las cosas en las últimas generaciones, cómo los niños de hoy no tienen paciencia ni saben gestionar las frustraciones. “Antes había que esperar una semana para ver tus dibujos animados preferidos; actualmente las nuevas tecnologías nos permiten verlos cuando y donde queremos”, reflexionaba Álvaro Bilbao. “Tenemos que enseñar a nuestros hijos a esperar y gestionar sus frustraciones”.

Acoso escolar

Dos millones de niños sufren acoso escolar cada día. De estos, un 10%, de alta intensidad. No tiene por qué ser físico. Puede ser sutil y silencioso. Carmen Cabestany, profesora y secretaria de la Asociación NO al acoso escolar expuso un sistema para detectarlo y afrontarlo.

La clave está en mirar a nuestros hijos más allá de lo aparente aplicando “Las 3 C”:

  1. Cambios físicos, en su carácter, irritabilidad, cambios en las notas, en sus costumbres… Llega con material roto, con los botones desabrochados, pega una patada en la puerta o llora sin motivo aparente. El acosador, por el contrario, llega a casa con material que no es suyo y miente sobre su origen.
  2. Campanas: odia a los lunes, no quiere ir al cole…
  3. Cuerpo: encogido, temeroso, mira al suelo, ojos tristes, quiere pasar desapercibido…El agresor por su parte saca pecho, es prepotente, plantea problemas en casa, manipula…

Para hacer frente a la situación, Carmen Cabestany nos remitía a los cinco sentidos: olfato, que nos permita tener intuición para reconocer el problema y narices para actuar; oído, para escuchar a la víctima (si no se le cree, se cortará la comunicación); tacto, para apoyar; el gusto, que representa el beso para transmitir cariño.

Para terminar, Carmen Cabestany apelaba al sentido común y animaba a los testigos a intervenir para terminar con el acoso escolar.

¿Tu familia es mejor que los Simpsons?

¿Cuáles son las palabras más difíciles de pronunciar para los niños? Según un estudio, otorrinolaringólogo, institucionalización y esternocleidomastoideo. Sin embargo, Gregorio Luri, filósofo, apelaba al sentido común: “Las palabras más difíciles de pronunciar para los niños son por favor, gracias, perdón y confío”.

Gregorio Luri preguntaba a la audiencia si se consideran mejores o peores padres que los Simpson. “Los Simpson tienen dos virtudes: comienzan cada capítulo de cero, habiendo perdonado todo lo que han hecho en el capítulo anterior, y además se quieren y sabe que hay ciertas líneas, marcadas por el amor mutuo, que no traspasarán”.

Aprendemos de las conductas que nos gustan de personas a las que amamos. El aprendizaje más importante es saber amar. Solo se aprende viendo a tus padres que se quieren. “Un hijo no está bien educado si no es capaz de corresponder al amor que ha recibido”.

Para terminar, Gregorio Luri añadía un nuevo Derecho a la Declaración de los Derechos del Niño: “Todo niño tiene derecho a tener unos padres imperfectos porque ser adulto significa querer a alguien a pesar de sus imperfecciones”.

Educar en la Naturaleza

La siguiente en intervenir fue Heike Freire, experta en innovación educativa y una gran defensora del papel que juega la Naturaleza en el desarrollo de nuestros hijos. “Me dijeron en una charla que lo que planteo es obvio y posteriormente que es utópico. Vivimos en un mundo tan del revés que las cosas obvias se han vuelto utópicas”, introducía Heike Freire. “La naturaleza es algo que está presente siempre pero de puro cotidiano y evidente se vuelve invisible, inaccesible, imperceptible…”.

La Naturaleza fomenta el sentido de la libertad, de autonomía, confianza, seguridad, pertenencia a una comunidad… Para recuperar el vínculo con la naturaleza hay que buscar recuerdos que te conectan. Tenemos que contagiar a nuestros hijos el amor por la Naturaleza, pasando más tiempo en contacto con ella. La naturaleza estrecha los vínculos entre padres e hijos.

Heike Freire hizo dos advertencias principales: no convertirnos en padres helicóptero ya que la Naturaleza acentúa nuestro instinto protector; y dejar que los niños tomen la iniciativa y pregunten, en vez de explicarles todo.

Educar con humor

El gran protagonista de la jornada en Barcelona fue el periodista Carles Capdevila, cuyo vídeo en youtube roza el millón y medio de visitas en cinco meses, por lo que repitió en Madrid, repasando con humor 10 cosas que ha aprendido en sus 20 años de paternidad: la vida privada es de patrimonio público; se aprende experimentando; se aprende cayendo; cada niño es diferente; los padres tenemos que hacer más fair play, ser ejemplo y proporcionar una educación equilibrada en la que incluyamos un poco de aburrimiento; hay que tener sentido del ridículo; el riesgo existe; y a modo de conclusión, “la paternidad es una experiencia maravillosa pero provoca grandes contradicciones”.

También en tono de humor fue la ponencia de Laura Baena, creadora del Club de malasmadres. En su caso, dio 10 claves para educar sin morir en el intento de las que me quedo con informarse, no gritar, tener paciencia, no sentirse culpable, no mirar al pasado y ser optimista.

Tres vídeos

A lo largo de la jornada se proyectaron varios vídeos, entre los que destacan “Héroes cotidianos”, en el que Fernando Botella, CEO de Think&Action, insistió en la idea expuesta en eventos anteriores de que tenemos que potenciar el al héroe cotidiano que tenemos en casa : “Un héroe cotidiano es aquel que hace las cosas ordinarias de forma extraordinaria. Si es feliz con lo que hace, lo hará bien”. A Fernando le acompañaba Iván Santa Cruz, un papá mago, que mediante un truco nos recordó que “no hay que perder la ilusión porque si no matamos la creatividad y aterrizamos en la realidad”.

También mediante un vídeo y desde el terreno de juego intervino el exfutbolista Manolo Sanchís, quien invitó a los padres a transmitir a sus hijos ideas de esfuerzo, disciplina y pasión a través del deporte.

Y como broche final, este vídeo de Olga y Antuan, para Gestionando hijos y Madresfera, también sobre educación en tono de humor.

Compartir
Artículo anteriorConcurso ARHOE: ¿Cuánto tiempo tienes para mí?
Artículo siguiente¿Qué pueden aprender los adultos de los niños?
Periodista de formación, y experta en social media y marketing de contenidos por profesión. Le mueve la convicción personal de que otra forma de organizar el mundo laboral es posible, situando en el centro a las personas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here