educar mejor y tener tiempo para ponerse nombre como el conejo de Alicia

El pasado viernes daba comienzo en Barcelona Gestionando hijos, un evento organizado por Más Cuota y dirigido a padres, madres y educadores, que persigue que sepamos más para educar mejor. Es una de las experiencias que ofrece Coca-Cola a sus super mamás blogueras, entre las que me encuentro, para que “construyamos felicidad”.

La tarde del viernes asistí a dos de los tres talleres que ofrecía la organización, para poder tener un contacto más directo con los ponentes. El primero de ellos era sobre la adolescencia y lo impartía Eva Bach, a quien ya tuve la suerte de conocer en la edición de Gestionando Hijos celebrada en Madrid en enero de 2015

El segundo taller, impartido por Heike Freire, invitaba a la reflexión sobre los hijos autónomos.

El sábado unas 700 personas, según la organización, llenaban el Palau de Congressos de Barcelona donde alrededor de la 10:00 Leo Farache, socio de Más Cuota, y la presentadora de televisión Gloria Serra saludaban a los asistentes y daban paso la primera ponencia, a cargo del físico Carlos González (Nota: el físico, no el pediatra).

Carlos González proponía un cambio de paradigma en la educación, sacando lo mejor que cada uno lleva dentro, convirtiendo a nuestros hijos en creativos del futuro. “Dentro de las personas existe una luz propia. Es lo que he podido observar en mis alumnos”.

En la misma línea, el profesor debe educar en lo esencial. “Cuando se empodera al alumno, él crea su realidad, partiendo del principio de la física cuántica que convierte al científico en creador de la realidad como observador que modifica lo observado”.

Carlos González terminaba su intervención afirmando que “el único obstáculo para conseguir este cambio de paradigma es la educación en autoridades”.

Turno de preguntas, breve presentación de Fernando Botella por parte de Leo y Gloria, y suena el Cha cha chair de Coca-Cola.

Como en Madrid, Fernando Botella, CEO de Think&Action, hizo una ponencia muy inspiradora que me atrevo a resumir en cinco potentes tuits:

  • No hay que dejar las cosas al azar. Nuestra preparación puede modificar el azar.
  • Hay dos formas de educar, la que te enseña a ganarte la vida y la que te enseña a vivir.
  • El entusiasmo se contagia. No lo matemos. 
  • Empieza todas las veces que haga falta, pero cuando conectes con algo, sigue, no abandones. La perseverancia sirve para huir de la mediocridad.
  • No hay ninguna aventura que empiece con un “No”.

Por cierto, ¿sabéis que el conejo de Alicia en el país de las maravillas no tiene nombre porque no tuvo tiempo para ponérselo?

De nuevo, turno de preguntas, breve presentación del neuropsicólogo Álvaro Bilbao y Cha cha chair.

La ponencia de Álvaro Bilbao, “Las nuevas tecnologías en el desarrollo cerebral de nuestros hijos”, invita a mantener alejadas de nuestros hijos todo tipo de pantallas.

“¿Cuántos de los presentes os sentís más inteligentes desde que usáis smartphones o tabletas?”. Nadie levanta la mano. “¿Cuántos de los presentes miráis el móvil varias veces al día incluso interrumpiendo la tarea que estéis realizando en ese momento, como trabajar o cenar con vuestra pareja?”. El auditorio se llena de manos en alto. Con estas dos simples preguntas Álvaro Bilbao evidencia que las nuevas tecnologías no potencian nuestra inteligencia y sí nuestra impaciencia. Si esto pasa en nuestros cerebros maduros, ¿cómo podemos pensar que no provocarán el mismo efecto acentuado en el cerebro aún en desarrollo de nuestros hijos?

Incluso Steve Jobs y Bill Gates, que las conocen bien y viven de ellas, limitaron el uso de las nuevas tecnologías a sus hijos.

Álvaro Bilbao termina su ponencia afirmando que en el futuro la tecnología, como las medicinas, vendrá con prospecto.

prospecto para educar mejor en la tecnología

Una vez más, turno de preguntas y suena el Cha cha chair, la banda sonora de la jornada. Leo Farache se pone a bailar, anima al público a seguirle y explica que se trata de un baile creado por Coca-Cola para invitarnos a levantarnos cada cierto rato y combatir el sedentarismo.

A continuación Sonia López, colaboradora de El Club de las Malasmadres, presenta el proyecto. Risas en el auditorio. Definitivamente en España triunfa la ironía.

Tras el brunch, Eva Bach, a quien tuvimos la ocasión de conocer de cerca en el taller sobre adolescencia el día anterior, daba un repaso a esta etapa de la vida asignando una palabra a cada una de sus letras. Para Eva la adolescencia es una maravilla, “donde hay adolescentes hay vida”. 

A: adulto

D: despertar

O: Ommmm

L: límites.

E: empatía

S: capacidad de soñar

C: confianza en su bondad, en su tesoro interior, en su potencial.

E: eficacia comunicativa

N: negociación.

C: conexiones cerebrales

I: infancia. La buena adolescencia empieza en la infancia. Empatía, asertividad, límites…

A: Alegría. Cada adolescente es una segunda oportunidad de crecer todos.

Turno de preguntas, breve presentación psicóloga Begoña Ibarrola y Cha cha chair.

Begoña Ibarrola empieza su intervención recurriendo a la definición de “educación” que daba Pitágoras: “templar el alma para las dificultades de la vida”. A lo largo de su charla Begoña insiste en la importancia de enseñar a nuestros hijos a gestionar las emociones: “La inteligencia emocional ayuda a prevenir trastornos y alcanzar el bienestar”.

Tenemos que aprender a nombrar las emociones. Begoña comenta que existen más de 300 términos para referirse a las distintas emociones; sin embargo, si nos proponemos listarlas, rara vez nos salen más de 10. “Somos analfabetos emocionales. En nuestra sociedad hemos olvidado que somos seres sensibles antes que seres pensantes”.

Begoña nos invita a acompañar en las emociones en vez de reprimirlas o eliminarlas. Todos tenemos derechos a enfadarnos. El enfado sirve para poner límites a los demás. Sin embargo, lo que no podemos es romper cosas o pegar por motivo de ese enfado.

Lo mismo pasa con el resto de las emociones. La alegría mal regulada puede llevar a la manía o al trastorno bipolar, si te alegras por ejemplo del mal ajeno.

De esta ponencia me fui con ganas de leer los cuentos de Begoña Ibarrola, inspirados en los casos que ha tratado en sus consultas y orientados a explicar las emociones a los niños.

El evento termina dando voz a los padres. Como apuntaba Gloria Serra, algo se mueve. Esto hace unos años no habría pasado.

En primer lugar intervinieron tres de los coautores de #papiconcilia, representando a un grupo de más de 100 #papasblogueros: David Lay, Carlos Escudero y Pau Almuni. Con mucho humor y no más de 10 minutos estos tres padres explicaban que todavía son bichos raros y animaban a otros padres a salir del armario

El broche final lo ponía Carles Capdevila, director del Diari ARA y padre de cuatro hijos. Su “monólogo”, a más puro estilo Club de la Comedia, invitaba a educar con los 5 sentidos: sentido común, sentido del ridículo, sentido del deber, sentido de la responsabilidad y, sobre todo, sentido del humor. “Educar cada día es más difícil, pero todavía no es imposible. Empecemos cuanto antes”, concluía Carles Capdevila.

A ritmo de Cha cha chair los asistentes abandonan la sala. El movimiento es felicidad. Termina una mañana intensa con mucho contenido para reflexionar.

gestionn

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here