lifehacks para padres que concilian

En el mes de #salpuntual queremos seguir ofreciendo ideas sobre cómo sobreponerse a los “temporales laborales”, tener el trabajo hecho y tiempo suficiente para cuidar a los nuestros y de nosotros mismos (a.k.a. conciliación) de la mejor manera posible.

Desde #mamiconcilia luchamos porque las cosas sean diferentes pero sabemos que las realidades de cada persona en éste momento que nos ha tocado vivir con crisis económica, gobiernos poco estables y recortes, recortes y más recortes hacen que muchas veces sea imposible pensar en la conciliación mientras se intenta mantener un trabajo mínimamente pagado.

Si te interesa, las cosas pueden funcionar de otra manera: Descubre #miempresaconcilia

Igualdad de oportunidades

Aunque existan muchas medidas para disminuir la brecha salarial y fomentar la igualdad de oportunidades entre hombre y mujeres, en la mayoría de las ocasiones, como el hombre es el que tiene un mayor salario, a la hora de reducir jornada siempre se reduce la que menor impacto va a tener en la economía familiar.

Por otro lado, en situaciones en las que se afronta la paternidad sin pareja, las exigencias de la carrera laboral junto con las exigencias de la paternidad normalmente dejan exhaustos al padre o madre.

Tips para intentar conciliar la vida laboral y familiar

1. Haz una lista con las tareas del día:

Puede parecer innecesario, pero está probado que cuando apuntamos o hacemos una lista con las tareas del día somos más productivos, es decir, somos conscientes de lo que tenemos que hacer y buscamos acabar con esa lista. Además evitaremos que se nos olvide algo de mediana importancia que puede convertirse en algo importante a altas horas de la noche. Recomendamos hacer listas separadas para los días laborales y para los fines de semana.

2. Compartid responsabilidades y tareas:

En el caso de la paternidad en pareja y aunque parezca también algo obvio, debemos hacer equipo y apoyarnos. Aunque existen cada vez más padres implicados (#papiconcilia) debemos hacer hincapié en algo que por tradición vemos que no se cumple en muchas parejas: trabajo en equipo con los hijos. Hay que verlo más como un momento de disfrutar de la paternidad que como una tarea a realizar.

3. Guarderías y canguros:

Con el ritmo de vida que llevamos es imposible no pensar en estas soluciones, más cuando se afronta la paternidad/maternidad solo. Para poder encontrar los mejores sitios en los que cuiden de nuestros hijos durante unas horas al día o durante la jornada si es necesario, lo mejor es preguntar a gente de confianza (compañeros de trabajo para sitios cerca de la oficina o vecinos para sitios cerca de casa). También existen muchos sitios online y blogs de maternidad que pueden ayudaros a resolver dudas sobre algún sitio en específico, pero siempre recomendamos ir a ver el centro o pasar un mínimo tiempo con la persona que va a cuidar a vuestro hijo.

4. Hazte amigo de la tecnología:

Casi todos, por no decir todos, tenemos o llevamos un smartphone con nosotros y muchas veces lleno de apps las cuales no utilizamos más que en el momento de descargarlas. Existen muchas apps que pueden ser utilizadas para organizarnos lo mejor posible como por ejemplo Cozi Family Organizer o Dommuss. Lo mejor es encontrar una app con la que estemos cómodos para poder interactuar con ella y con nuestra familia/ayudantes.

5. Reserva algo de tiempo para ti:

Busca un mínimo tiempo para ti, dedícatelo, puede ser uno de los momentos más productivos. El mero hecho de saber que no tienes obligaciones en ese tiempo tan sólo contigo relajará el estrés al que estás sometido y por lo tanto te ayudará a aclarar ideas.

6. Haz saber que eres padre o madre:

Otra cosa que parece obvia, pero que muchas veces ocultamos más de la cuenta. Muchas veces estamos sometidos a mucha carga de trabajo y reuniones fuera de horas. Si advertimos de manera profesional de la situación podremos cambiar la organización de este trabajo para poder adaptarlo de forma flexible a nuestra situación; esto no significa trabajar menos, sino de forma más compatible con nuestros “nuevos” horarios. Tenemos por ejemplo el caso de una directiva que aunque no podía dejar de lado sus obligaciones como alto mando, organizaba su agenda de modo que los correos los contestaba a partir de las 22:00 horas para así tener tiempo para pasar con sus hijos todas las tardes.

Lee nuestros testimonios

Esperamos que os hayan servido alguno de los tips.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here