Tengo el móvil que arde desde esta mañana y todo por la polémica desatada por Carolina Bescansa, dirigente de Podemos y diputada electa por este partido, al llevar a su bebé de seis meses al Congreso (al que además le ha dado el pecho) en el día de la sesión constitutiva. Sois varios los que me habéis preguntado por mi opinión así que, además de haberla compartido en La Ventana y La Sexta, he decido escribir un post porque no es algo que se resuma en directo en un minuto, ni en un “total” de 15 segundos para un reportaje en la tele, ni tan siquiera en infinitos tuits.

Lo que nos gustaría desde el movimiento #mamiconcilia es, como he intentado transmitir en La Ventana de La SER, que cada persona (y por extensión familia) pudiera elegir libremente qué hacer para conciliar mejor su vida laboral, familiar y personal, porque existieran facilidades en las empresas y medidas a nivel político. Pero no solo eso sino que pudiera elegir libremente sin ser juzgada o juzgado, por sus familiares, amigos, compañeros de trabajo, jefes o, en el caso de ser un personaje público, por todo el mundo.

Y hablo de elección porque no olvidemos que conciliar es elegir: los días tienen 24 horas y a poco ambiciosos que seamos querremos hacer más cosas de las que caben en 24 horas. Y en este movimiento, como rezamos en nuestro manifiesto, nos gusta vivirlo como una elección y no como una renuncia.

Por lo demás, el hecho de que haya personajes públicos que den que hablar con sus decisiones sobre conciliación, hace que este tema vuelva a estar en boca de todos, que se reflexione sobre conciliación, que se genere debate, y eso nos alegra porque ese fue precisamente el objetivo con el que nació este Movimiento en mayo de 2014, impulsado por un grupo de 28 mujeres directivas que también dieron que hablar. Y ese es nuestro objetivo porque creemos que el hecho de visibilizar el problema, hará que poco a poco se vayan produciendo verdaderos cambios sociales.

Y, como he dicho en La Ventana, cuando noticias como la de Carolina Bescansa y su bebé en el Congreso no sean noticia, habremos ganado de verdad la batalla de la conciliación.

Dicho esto, aplaudo la decisión de Carolina Bescansa, sea o no sea postureo, y vaya por adelantado que lo que sigue es mi opinión personal y, que sí, soy la creadora del Movimiento #mamiconcilia, pero solo una más de las ya 150 voces plurales que lo forman. En esta web publicamos todos los testimonios de conciliación que recibimos siempre y cuando, obviamente, no violen ningún derecho fundamental, atenten contra el honor, etc. y además sean inéditos.

Comparte tu testimonio

¿Por qué se critica a Bescansa?

La dirigente de Podemos, Carolina Bescansa, ha sido criticada por llevar a su bebé de seis meses al Congreso. Las principales críticas que ha recibido han sido:

  • porque en un día como hoy, en el que se juraba la Constitución y se votaba para elegir el presidente del Congreso, es decir, un día previsiblemente mediático, con cobertura en directo durante todo el día hasta llegar a aburrir en todos los medios de comunicación, llevar a tu bebé de seis meses al Congreso, en un país donde nos gusta la polémica y donde los medios se alimentan de anécdotas e imágenes llamativas, esto iba a ser noticia, como han intentado serlo, con menos éxito, los que han ido acompañados de comparsa o los ecologistas que han llegado en bici. Se le critica por postureo.

Personalmente agradezco este tipo de gestos que hacen que la conciliación sea noticia porque, como he dicho antes, hasta que estas cosas no dejen de ser un problema y en consecuencia noticia, es una forma de conseguir el cambio.

  • porque en el Congreso hay guardería, como le ha recordado Celia Villalobos a Bescansa, y además seguramente el bebé tendrá un padre.

En este caso, creo que el hecho de que haya guardería no debe traducirse en la obligatoriedad de tener que usarla, y desconozco qué estaba haciendo el padre de la criatura esta mañana (ni me importa, por cierto). Insisto en la libertad de elección a la que deberíamos aspirar. Ya la defendí en su día en el post sobre la baja de maternidad de Marissa Mayer. http://mamiconcilia.com/en-la-piel-de-marissa-mayer/

  • porque no todas las mujeres pueden llevar a sus hijos al trabajo.

Cierto. Y personalmente creo que el hecho de que personajes públicos, como es el caso de Carolina Bescansa, empiecen a hacerlo, hará que se vea como algo natural y a la larga puedan hacerlo todas las mujeres.

  • por darle el pecho en público, porque todavía hay gente a la que esta necesidad para el bebé le parece una provocación de la madre.

Y sobre este tema también escribí un amplio post a raíz de dos mujeres que fueron expulsadas de sitios públicos por dar el pecho a sus bebés. Y aprovecho para decir que llevo 25 meses dando el pecho a mi hijo, y solo tres veces y por verdadera necesidad lo he hecho fuera de casa, por lo incómoda que me hicieron sentir los primeros días algunos comentarios desafortunados, y por otras muchas razones que no vienen a cuento.

  • porque Podemos no incluye en su programa electoral medidas de conciliación.

En el cuadro resumen comparativo de medidas de conciliación en los programas electores que publicamos, se puede ver que algunas medidas sí incluyen. ¿Que podrían ser más y mejores? Seguro, como las del resto de los partidos. Pero vayamos paso a paso. Lo importante es que cumplan alguna y se produzcan cambios. 

Cómo concilian otros políticos

Como sabéis los que seguís este movimiento, con motivo de las elecciones pusimos en marcha #políticoconcilia, un nuevo proyecto que pretende mostrar la cara más humana de los políticos, descubrir cómo hacen ellos y ellas para conciliar la vida laboral, familiar, personal y política, sin necesidad de que sean noticia. Con un objetivo último: hacerles enfrentarse a la hoja en blanco, a su propia vida, y así conseguir que se decidan a implantar medidas de conciliación, ellos que pueden.

De momento no hemos conseguido representación de todos los partidos, por eso no le hemos dado más bombo, pero ya tenemos varios testimonios muy interesantes que os invito a leer:

Príncipe de Asturias o un Nobel a las madres. Antonio Hernández.

Mi hija, mi apéndice. Isabel González.

Ser mujer, trabajadora y madre. ¿Un castigo? Maite Molina.

El Ratoncito Pérez viaja a Madrid. Gorka Maneiro.

Guisar con el pinganillo en la oreja. Manuel Morales García.

Lidiar con Pepito Grillo. José Francisco Sigüenza García.

Compartir
Artículo anteriorEran otros tiempos – Eduardo Madinaveitia Foronda
Artículo siguienteLa publicidad de los juguetes
Periodista de formación, y experta en social media y marketing de contenidos por profesión. Le mueve la convicción personal de que otra forma de organizar el mundo laboral es posible, situando en el centro a las personas.

2 COMENTARIOS

  1. Fantástico análisis. No esperaba menos. Desde el respeto y desde la objetividad a pesar de la implicación. Bravo. Fue realmente angustioso para mí el ver cómo se criticaba a esta madre ayer. Porque además de ser política, de ser de Podemos, de estar en el Congreso, es MADRE!! Y vaya el respeto por delante, hacia su persona y hacia la libertad de expresión.

    • Gracias por tu comentario Elvira. No nos gusta opinar sobre otras personas, pero cuando no nos queda más remedio entendemos que la clave es el respeto y la libertad.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here